El curry de los campos abiertos.

(No es receta)

Hace ocho años trabajé en un izakaya llamado Sakura, ubicado en Barrio Antiguo en Nuevo León, Mx. Los dueños eran un matrimonio de una japonesa y un yucateco, Yayoi (Yoyo) y Armin respectivamente.

Una tarde de abril, me encontraba regando unas flores que teníamos en una de las ventanas, con una regadera clásica de esas que salen en las caricaturas, cuando pasan por la banqueta una pareja que me ven pero no se acercan. Así como ellos, muchas personas pasaban y solo veían, por lo que no les di importancia, así que terminé de regar las flores y me fui a guardar la regadera, me puse a realizar otras tareas que tenía aprovechando que el izakaya estaba solo, cuando Yoyo se me acerca y me pide que atienda a un par de clientes que acababan de llegar, cuando salí al comedor los atendí sin reparar en que ellos eran los que habían pasado anteriornente.

En un izakaya en Japón (según me contó Yoyo) se acostumbra a que los empleados se sienten a platicar con los clientes y servirles, y de eso se encargaba Yoyo pues la mayoría de los clientes que teníamos eran japoneses y si yo muy a duras penas me comunicaba en inglés menos me iba a comunicar en japonés, solo me sabía lo primordial para brindar el servicio. Así que Yoyo comenzó la plática, yo atenta a unos metros de la mesa alcancé a escuchar que no hablaban español, eran una pareja de una mujer como de mas de 30, aperlada, gordita y cabello negro agarrado con una coleta, él era más parecido a David Wilcock rubio, delgado y de ojos celestes muy claros, ella hablaba en inglés y él en otro idioma, ella era la mediadora entre él y Yoyo, pues Yoyo también hablaba inglés.

Luego de un rato de plática Yoyo comenzó a reir mucho y les explicaba cosas en inglés yo entendía muy poco pero ya después cuando Yoyo se retiró de la mesa ella me llevó a la cocina y me explicó todo.

-Él está de visita desde Noruega, ella es una amiga que es de EEUU y le ayuda a comunicarse por que él, no sabe hablar otro idioma, ellos dijeron que estaban buscando un lugar en donde comer pero no encontraban algún lugar seguro, pues es su primera vez aquí, pero vieron que estabas regando las flores con la regadera y les pareció una imagen muy simpática y amigable, por lo que se decidieron en venir aquí, él me cuenta que quiciera probar sushi de tofu y me dio mucha risa por que esa combinación es muy rara en Japón, me reí pero le dije que se lo prepararé con mucho gusto, también me pidió curry tailandés con tofu, parece que le gusta mucho el tofu!

-así que regar flores atrae extrangeros (risas) y qué nombre pongo en la comanda?

-Mid, se escribe “Meade”

-qué es eso?

-Así se llama él, dijo que significa algo como “de los campos abiertos”

Así que la comanda se hizo, el sushi y el curry también y lo acompañaron con té de jazmín y de oolong.

Quedarón muy agradecidos, platicaron un buen rato con Yoyo y reían mucho, seguramente Meade se llevó una buena anécdota para cuando regrese a su bella Noruega.

“La chica que riega las flores con la gigantesca regadera de caricatura y la japonesa risueña”

Al final Yoyo me dio a probar ese curry tailandés con tofu y hasta ahora no he podido encontrar ese sabor tan peculiar en ningún otro platillo, fue hermoso!