«Levanta la cabeza princesa, se te cae la corona»

Como mujer alguna vez escuché aquella frase: levanta la cabeza princesa, se te cae la corona.

Me parece una frase tonta.

Para empezar, no soy una princesa ni planeo serlo. Planeo ser una mujer fuerte, con rumbo fijo, ganándome las cosas a pulso y no por un capricho de princesa. Porque tu amor no me lo gané a caprichos.

Tampoco se me va a caer la corona, porque no la tengo. No porque no me la haya ganado, sino porque soy de las que prefiere soltar su cabello contra el viento y dejarse llevar. Así como me solté y me deje llevar por cada una de tus palabras, tus caricias y tus besos.

Y porque al final, lo único que se me cayo fue el corazón haciéndose añicos contra las ilusiones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.