Cómo eliminar los malos olores de las chimeneas

En tu web de Venta de calderas online hoy te diremos cómo eliminar los malos olores de las chimeneas. Sabemos que hay ocasiones en las cuales la cantidad de humo que inunda tu vivienda hace que respirar sea complicado al no contar con aire fresco, incluso, se vuelve incómodo para los habitantes por los desagradables olores que la misma desprende. Si quieres que tu hogar sea un ambiente libre de olores, entonces, lee este post que te será de ayuda.

Lo que causa la proliferación de olores

Una chimenea que no esté bien protegida es un lugar cómodo para que los pájaros construyan sus nidos y los roedores entren y/o salgan atrevidamente. Poco a poco, si no te percatas a tiempo, algunas partes de tu sistema de calefacción se convertirán en un depósito de excrementos, pelajes y demás residuos provenientes de los animales instalados allí. Por supuesto, los olores serán desagradables y similares a un producto descompuesto, podrido o que huele más a moho.

Debido a que las chimeneas tienen un punto bajo de resistencia, el exceso de aire suele llegar por esta vía arrastrando consigo el olor a humo del interior. La presión del viento que se encuentra en el exterior de la casa es mucho mayor a la que está dentro, es decir, el aire enviado fuera del hogar es bastante superior al que entra y sucede, principalmente, por tener el tiro de tu chimenea invertido. La presión negativa de aire puede devolver el flujo del mismo desde el conducto del sistema de calor hasta tu hogar.

Los extractores de aire instalados en baños o cocinas no mejoran el problema porque expulsan aún más el aire de la vivienda y no es lo conveniente. Puedes abrir las ventanas para disminuir esa presión negativa gracias a la ventilación que habrá.

El depósito de creosota y hollín formado en las chimeneas es otro factor causante de olores nada deseados. Este compuesto químico nace gracias al proceso de combustión de materiales que no se queman completamente como la leña, unido a la condensación puede acabar goteando en las paredes o tubo hasta que se solidifica creando obstrucciones perjudiciales para el funcionamiento correcto de la chimenea. Si no estás pendiente de este detalle pueden provocarse incendios ya que la creosota es un combustible en sí misma que al mínimo contacto con el fuego entra en acción. Ya sabes, atento a todo lo que se vaya acumulando y no olvides contactar con un instalador mantenedor acreditado según normativa para que realice las inspecciones anuales necesarias.

Aquí te dejamos un directorio muy útil para que conozcas al mas cercano a tu zona: www.buscodeshollinador.com

Mientras caiga lluvia o nieve, la acumulación de agua en el interior de la chimenea será mayor, por ende, puede ser el criadero ideal para el moho y las bacterias. Además, no solo deja aromas indeseados sino que afectan tu salud. Por esta razón, hay que mantenerla siempre alejada de estos factores con una limpieza adecuada durante los períodos correspondientes.

¿Cómo eliminar malos olores de la chimenea?

Puedes contactar con deshollinadores profesionales para que realicen las actividades desconocidas para ti. En los casos de la cantidad de excremento y restos dejados por los animales, los expertos acudirán a ayudarte con la instalación de una capa o especie de “tapón” para proteger la chimenea de cualquier entrada de roedores, pájaros y hasta funciona en situaciones de lluvia intensa o nieve.

Si tienes posibilidad instala también sobre el techo, en la zona más alta de la chimenea, un regulador de tiro sellado ¿qué hace? Ayuda a que la circulación del aire sea la adecuada y elimines el humo de la casa.

Los residuos menores de creosota y hollín suelen removerse con cepillos especiales para el proceso de limpieza, hay quienes prefieren añadirle mezclas de agua con vinagre, agua con jabón lava losas y hasta bicarbonato al cepillo para quitar más fácilmente los restos, pero hay productos que son adquiridos en tiendas especializadas.

Soluciones caseras que dejarán tu ambiente libre de olores

Carbón activo/activado: Sirve muy bien para neutralizar los malos olores desprendidos por la chimenea. El material está caracterizado por poseer muchos microporos cuya función es absorber. Deja pocas cantidades de dichos productos en platos, previamente humedecidos en agua, cerca del área inundada por aromas desagradables y espera al día siguiente; si aún percibes el inconveniente repite el proceso hasta que prevalezca el aire puro.

Sal y velas: Sí, la sal elimina olores y es excelente para disminuir o quitar residuos de hollín. Hay quienes recomiendan agregar un puñado de la misma cuando la chimenea esté en pleno funcionamiento. Por otro lado, las velas perfumadas mejoran el ambiente en la vivienda debido a que controla esta clase de cosas, pon varias alrededor del lugar y déjalas hacer su trabajo.

Purificador de aire: Por último, te damos la alternativa de decidirte o no por el purificador. Comprar uno reduce las partículas y bacterias generadoras de malos olores en el hogar y más la instalación procede cerca del sistema de calefacción. ¡Piénsalo!

En Energy Biomasa te hemos traído consejos sobre cómo eliminar los malos olores de las chimeneas, de esta manera, tu hogar estará únicamente recibiendo aire puro y no tendrás dificultades respiratorias. Coméntanos ¿cómo te ha ido con esta tarea? ¿Ha sucedido en casa? Quedamos atentos recuerda compartir el contenido en las redes sociales si lo consideras de utilidad.


Originally published at www.energybiomasa.com on April 8, 2016.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.