Cómo hacer diferentes dispositivos para fumar con objetos cotidianos

Al comprar hojas de tabaco online tan solo estamos a mitad de camino. Ahora necesitamos encontrar una manera práctica y satisfactoria para disfrutar del producto. Pero no siempre se tienen todas las herramientas a la mano, es por eso que hoy te enseñaremos cómo hacer diferentes dispositivos para fumar con objetos cotidianos. Sigue leyendo, pon manos a la obra y descubre la alternativa perfecta para disfrutar de tu tabaco en momentos de crisis, ¡no sabes cuándo podrás necesitarla!

El sistema básico de las pipas

Antes de ponerte creativo e idear cualquier tipo de artefacto que se te ocurra para fumar, es necesario entender lo esencial. Una pipa consta de dos piezas básicas: un recipiente donde se deposita el tabaco para su combustión, y un espacio que servirá como pequeño “corredor” para dejar el humo enfriarse un poco antes de ser inhalado. Dicho esto, podemos considerar que existen dos tipos de sistemas en general:

  • -Las pipas de agua, o los llamados bong, son los favoritos de muchos. Sirven tanto para fumar tabaco como otras sustancias y su interacción con el agua en grandes espacios de reposo permite que puedas obtener mucho más humo en una sola inhalación, sin mencionar el sinfín de combinaciones deliciosas que pudieras imaginar sustituyendo el agua por cualquier otro líquido aromático.
  • -Las pipas convencionales son básicamente dispositivos manuales que puedes llevar a donde quieras, o, en este caso elaborar para desechar posteriormente. En teoría, todos los cigarrillos son una especie de pipa: un canal a través del cual depositamos tabaco para posteriormente aspirar el humo que llegará a nosotros a través de un canal que generalmente incluye un filtro.

Los mejores dispositivos para fumar con objetos cotidianos

Si piensas que estás perdido por no tener papel de liar o una pipa a la mano, ¡piensa de nuevo! Tu casa puede estar llena de tesoros que te serán útiles para armar un dispositivo improvisado, inventos para fumadores que agradecerás en momentos de urgencia. Por ejemplo, el papel de aluminio puede ser moldeado para crear un útil artefacto desechable. Lo primero que debes hacer es enrollar un trozo alrededor de un lápiz para crear un cilindro.

Haz un pequeño doblez al final que apunte hacia arriba, este será el recipiente donde colocarás tu tabaco. Aprieta un poco justo después de este depósito, asegurándote de que todavía quede un pequeño agujero por donde pueda pasar el humo. Ahí lo tienes, una pipa instantánea que podrás desechar una vez utilizada.

¿Quién no ha fumado con una manzana? Incluso una patata o una zanahoria son instrumentos perfectos para consumir tu tabaco y a la vez darle un toque dulce al humo que aspiras. Todo lo que debes hacer es quitar el tallo y hacer un agujero hacia el centro, sin llegar al otro extremo: este será el depósito. Haz un hoyo cerca de este otro para que todo el exceso de humo tenga por donde escapar, y el otro que será de donde deberás fumar tiene que estar a 90 grados de estos dos, procurando que ninguno de los dos se encuentren dentro de ella.

Para un diseño más al estilo de McGyver puedes utilizar un simple bolígrafo. Lo malo es que deberás destruirlo o desmantelarlo para quedarte solo con el cilindro de la parte exterior. Ahora necesitas colocar un pequeño filtro que puedes hacer con papel de aluminio, colocar tu tabaco al otro extremo y ya estarás listo para fumar. Eso sí, ten mucho cuidado ya que este tipo de pipas se calienta bastante.

Haz una pipa de agua, ¡gratis!

Sería un sueño para cualquiera obtener una pipa de agua gratis, ¿verdad? ¡Pero claro que puedes! El mismo sistema que funciona con un bong puede ser imitado con tan solo una botella plástica. Necesitarás algo como papel de aluminio o incluso una pipa portátil para hacer un pequeño depósito, y el cilindro exterior de un bolígrafo. Necesitarás un filtro en el interior, el cual podrás hacer con un pedazo de papel de aluminio también.

Haz un hoyo en la tapa de la botella y coloca el depósito o la pipa de manera que quede ajustado. Asegúralo con cinta de tipo eléctrica o de plomo para que se mantenga en su puesto. Haz un agujero a un lado de la botella en la parte superior para colocar el bolígrafo, y otro justo en el lado contrario para que funcione como vía de escape del humo sobrante. Si logras colocar un pequeño tubo que vaya desde el depósito al fondo del recipiente, podrás llenarlo con agua y será lo mismo que un bong, pero de ambas maneras funciona para fumar.

¿Cuál de estos dispositivos para fumar con objetos cotidianos te atreverías a hacer? Déjanos tus comentarios y si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo a través de tus redes sociales.


Originally published at www.solotabaco.com.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.