Conoce el arte de la lectura del tabaco

La adivinación es una destreza que durante siglos ha atraído la atención en todas las culturas y para aplicar esta habilidad se han utilizado distintas técnicas; por ejemplo, a través de las cartas o el café. Si te interesa comprar hojas de tabaco online, querrás saber que no solo las puedes utilizar para fumar o mascar, sino también leerlas. Conoce el arte de la lectura del tabaco, una práctica heredada de la costumbre de interpretar el fuego y las formas del humo por parte de civilizaciones antiguas.

¿Qué es la tabacomancia?

Desde que el hombre aprendió a cultivar tabaco y emplearlo para distintos fines en su vida diaria, le ha otorgado una importancia reverencial a esta planta. Es conocido que los indígenas, a lo largo del continente americano, lo utilizaban para tratar enfermedades como el asma, fiebre, trastornos intestinales; contrarrestar el veneno de animales, entre otros. Además lo consumían de distintas formas: lo fumaban, mascaban, como empasto o en bebidas. Pero lo que más llama la atención en todo esto es que cuando lo utilizaban lo hacían a manera de ritual y no como una actividad cotidiana.

Asimismo, el humo que resulta del fuego es un elemento también muy respetado desde culturas antiguas. El calor y las formas que produce han llamado la atención durante siglos y hay quienes se han dedicado a interpretar los significados de cada uno de ellos.

De la combinación de estos rituales tenemos la tabacomancia, que es la adivinación a través del humo y las cenizas que producen un puro o un cigarrillo. Se cree que la interpretación de estos elementos permite conocer aspectos sobre el pasado, presente y futuro de una persona.

La lectura se hace solo con el cigarro, pero en la santería suele acompañarse de ron para tomar un sorbo entre cada fumada. En la cultura afroamericana incluyen otra particularidad que es que la interpretación la hacen las mujeres utilizando pañuelos rojos en la cabeza. Si aún no conoce el arte de la lectura del tabaco, aquí le mostramos como se lleva a cabo esta práctica.

Preparado el ritual

Pocos elementos se necesitan para hacer un ritual de lectura del tabaco. Además del lector y el consultante, solo se requieren algunos puros de buena calidad. Como dijimos hace unas líneas, hay quienes los acompañan con una copa de coñac o ron, además de lápiz y papel para anotar las preguntas. Estos últimos también son opcionales.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta antes de comenzar a hacer la interpretación es que la persona debe estar tranquila, relajada y con al menos una hora de ayuno. La frecuencia de consultas no debe ser mayor a una por semana y cuando el tabaco se apague en medio de la sesión, significa que debe ponerse fin al ritual y esperar por lo menos un día completo antes de retomarlo.

Las lecturas se realizan en dos partes e inician cuando el lector pide el nombre completo y la fecha de nacimiento al consultante. A partir de ese momento es importante que ambas estén concentradas en el ritual para que tenga efecto y la interpretación que se realice sea la correcta.

El consultante hace la pregunta, esta debe ser clara y la puede escribir en el papel. El lector se concentra en ella antes de proceder a encender el puro. Hay que destacar en este punto que la adivinación se puede hacer de distintas maneras: pueden fumar ambas personas o solo una de ellas, también se puede emplear un succionador para evitar el vómito o el mareo.

Luego de hacer la pregunta se enciende el cigarro con una cerilla con calma, sin forzar la respiración y sosteniéndolo sin apretarlo. De esta manera se da una primera fumada al primer cuarto del cigarro y, sin sacudir las cenizas se hacen las primeras interpretaciones.

La lectura se hace desde la corona donde se encendió el cigarro hasta las características que deja la ceniza. La forma y el color que toman el humo y la cerilla tienen su interpretación. La adivinación es posible debido a que cada persona toma el cigarro y lo fuma de manera distinta y de las huellas que deja es que el lector saca sus conclusiones.

Finalizada la primera lectura se sacude la ceniza, se realiza una nueva pregunta y se fuma otro cuarto del cigarro para una nueva interpretación.

Interpretaciones frecuentes

Las marcas particulares que quedan en el cigarro y la ceniza luego de cada fumada se descifran de distintas maneras. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • La corona blanca es augurio de buena salud, larga vida, amores correspondidos, fidelidad.
  • Puntos negros en la corona hablan de separaciones en puerta.
  • La ceniza pareja indica buena suerte y felicidad. Si se tuerce es mala suerte, decepciones.
  • Un punto negro grande es sinónimo de duelo, luto familiar, malas amistades, disgustos, traición. Si se ramifica hacia los lados son amores que se alejan.
  • Si hay un solo punto grande blanco es compromiso matrimonial, pago de viejas deudas
  • Varios puntos blancos significan suerte en los juegos de azar. Si los puntos son negros entonces son obstáculos, disgustos, separaciones.
  • Un punto rojo grande son sorpresas degradables que llegan y enfermedades. Si quedan varios puntos rojos pequeños son desengaños amorosos.
  • Una raya negra se traduce como largas enfermedades y gastos extraordinarios. En cambio, si es blanca, es sinónimo de buena salud, prosperidad y estabilidad.

Como verás, la tabacomancia confirma que el ser humano ha encontrado distintas maneras exóticas de consumir tabaco y conoce el arte de la lectura del tabaco desde hace siglos. ¿Te atreverías tú también a consultarlo?


Originally published at www.hojas-tabaco.es on June 23, 2016.

Like what you read? Give Arianna Silva a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.