Evita las intoxicaciones por el monóxido de carbono

Hoy te diremos como evitar las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO) que podrían llegar a producirse en tu hogar. En nuestra Venta de Chimeneas Online conocemos lo beneficioso que es contar con una chimenea o caldera en tu hogar, sin embargo, aunque es raro que suceda, hay ciertas probabilidades de accidentes, si no se controla o se tiene el suficiente cuidado, recordemos que estos aparatos de calefacción trabajan con fuego; sigue nuestros consejos y sabrás cómo actuar en un caso determinado, este post te será de mucha utilidad, ¡estamos seguros que le sacarás mucho provecho!

Debes tenerle mucho cuidado a este gas

Empezaremos nombrándote algunos de los accidentes más comunes que pueden llegar a producirse en caso de tener una chimenea en el hogar… vale mencionar que, estas situaciones no son comunes, ya que, probabilísticamente ocurren muy poco, ya que los fabricantes toman medidas de seguridad muy minuciosas):

  • Incendios: las chimeneas pueden ser causantes de incendios, sobre todo si se cometen errores como dejar materiales inflamables o telas cerca del fuego (se les debe enseñar a los pequeños a estar alejados de los calefactores y el fuego y los adultos deben dar el ejemplo), también es importante que se cuente con el equipo adecuado de precaución, como extinguidores, mangueras y un maletín de primeros auxilios.
  • Intoxicación: Se debe revisar bien que las chimeneas no cuenten con secciones agrietadas o corroídas, las calderas de calefacción deben inspeccionarse por personas que estén calificadas y tengan años de experiencia. También estos equipos deben estar ubicados en lugares donde haya ventilación, esto para evitar el envenenamiento pos gases y evitar las intoxicaciones por monóxido de carbono.

Ahora que sabes ésto, también es bueno que sepas lo siguiente: el monóxido de carbono, al igual que el dióxido de nitrógeno, es un gas incoloro e inoloro e interfiere con la eliminación de oxígeno por el cuerpo de los seres vivos. Tan solo en pequeñas dosis puede causar algunos síntomas como dolores de cabeza, debilidad, mareos, náuseas, debilidad general, fatiga e incremento de actividades cardíacas irregulares, en grandes dosis puede causar la muerte. En España se registran algunas muertes debido a su inhalación, por eso es necesaria la supervisión de cocinas, estufas, chimeneas de leña o gas natural, butano/propano, etc.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación?

¿Sabías que tan solo en España, especialmente en invierno, cuando las temperaturas bajan mucho, las clínicas y hospitales suelen atender una media de 2.000 personas en Urgencias debido a intoxicaciones por monóxido de carbono? De estos individuos, fallece un pequeño porcentaje, entre 50 y 100 personas, la mayoría de estos en el lugar del accidente. Es por esta razón que debes estar muy prevenido para evitar que estas situaciones ocurran.

Los más afectados o vulnerables son los niños, ancianos, personas con problemas cardíacos, así como de pulmones, aquellos que suelen fumar; y a las mujeres en estado de embarazo, este gas mortal puede causar graves daños al feto que se está gestando.

Pero, ¿cómo este gas suele actuar en el organismo?, suele ocurrir que, cuando los niveles de monóxido de carbono en la sangre exceden el límite y se mezclan con la hemoglobina (proteína encargada de transportar el oxigeno a través del cuerpo), la sangre simplemente no podrá transportar el oxigeno y por ende, el cuerpo no estará funcionando correctamente, lo cual tiene una repercusión grave en algunos órganos, como en el cerebro y el corazón, los cuales se ven comprometidos.

El problema con este tipo de gas son sus propiedades, no se puede observar y no tiene un olor particular, lo cual lo hace indetectable por los seres vivos, además, tampoco suele tener manifestaciones físicas como irritaciones, por ejemplo, es más denso que el aire y por lo tanto se deposita en las zonas que no son altas, suele acumularse si no existen lugares ventilados.

Los síntomas por una intoxicación de monóxido de carbono son variados, varían entre personas, y podríamos clasificarlos según su impacto en leves, moderados y graves:

  • Leves: En esta fase, la persona suele sentir debilidad general en su cuerpo, así como una sensación inexplicable de cansancio, dolor de cabeza, malestar generalizado y a veces puede mantener al individuo en un estado somnoliento.
  • Moderado: Acá, los tiempos de reacción suelen durar por mucho más tiempo, sumado a un fuerte dolor de cabeza, sensación de inestabilidad al momento de caminar, nauseas y vómito, la somnolencia también acompaña a los síntomas, las personas suelen tener visión borrosa, taquicardia, etc.
  • Graves: En esta etapa, la persona está contaminada y requiere atención médica con urgencia, si se le ve desorientada o perdida, sufre de la relajación de sus esfínteres, de repente tiene arritmias o convulsiones, puede sufrir un paro respiratorio o problemas cardíacos muy serios.

Si por algún motivo tiene la sospecha de que hay una fuga de monóxido de carbono en su hogar, apague el aparato sospechoso (si siente que puede y es prudente), aléjese del lugar y llame a emergencias. Buscar atención médica es fundamental para las personas que presentan los síntomas antes mencionados, el aparato debe ser inspeccionado por un profesional, por lo que no deberá usarlo nuevamente sin consultar.

Medidas de prevención que debes conocer

Para evitar incidentes, lo mejor es prevenir, por eso, para evitar las intoxicaciones por monóxido de carbono, ten en cuenta lo siguiente:

  • Antes de que el invierno llegue, llama a un profesional para que revise muy bien tus sistemas de calefacción, bien sean chimeneas, estufas, calderas, e incluso cocinas, etc y que no tengan fugas.
  • Al momento de encender su chimenea, o cualquier otro equipo de combustión, debe abrir las ventanas para que haya ventilación en el lugar.
  • El carbón no debe quemarse dentro de la casa, calefaccionar con braseros es de mucho riesgo y debe hacerse bajo medidas preventivas.
  • Asegúrate que los equipos hayan sido apagados correctamente y así puedas dormir con tranquilidad, nunca debes irte a la cama con estufas de gas o parafina encendidas.
  • No arroje elementos plásticos de goma o metales al fuego.
  • Observe muy bien que las rejillas de ventilación estén realmente libres.
  • El equipo deberá ventilarse al menos una vez al día.
  • No es bueno poner recipientes de agua sobre las estufas.

Existen también algunos signos generales que pueden delatar si el monóxido de carbono está presente en su hogar, por ejemplo, si la llama es muy amarilla, de gran tamaño e inconsistente (este suele ser el indicador más común) sin embargo, no se toma en cuenta si se trata de una chimenea de leña o gas. Si su vivienda de repente tiene un olor extraño, esto puede indicar la presencia de aldehídos, los cuales son un subproducto de una mala combustión y por último, si alguien, sienten los síntomas mencionados anteriormente, es probable que se deba a una intoxicación.

Esperamos que este post haya sido útil, recuerda hacerle el mantenimiento adecuado a tus chimeneas para que nada malo pueda pasar, ahora, ¿Qué más puedes aportar al tema? ¿Conoces alguna situación desfavorable debido al monóxido de carbono? Envíanos tus comentarios y si lo prefieres, comparte este post a través de tus redes sociales.


Originally published at www.energybiomasa.com on February 19, 2016.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.