Lo que debes saber sobre los pies y su cuidado #infografía

Calzados Cruz Verde te muestra lo que debes saber sobre los pies y su cuidado de manera que siempre estén sanos y listos para llevarte a dónde quieras. A diario andamos alrededor de 10.000 pasos, aproximadamente 8 kilómetros al día y 3.000 al año. En promedio, una persona recorre 185.074,56 kilómetros en toda su vida sobre sus extremidades. Si a ello le sumamos que en cada uno de estos movimientos se ejerce una presión equivalente a tres veces el peso corporal, nos damos cuenta de todo el trabajo que tenemos, literalmente, sobre nuestros pies.

Datos curiosos de nuestros pies

Irónicamente, a pesar de que los pies son una de las partes del cuerpo que más utilizamos durante el día es poco lo sabemos de ellos y mucho menos lo que hacemos para recompensarlos y atenderlos como se debe, pues gracias a ellos podemos ir de un lado a otro.

Preocuparse solamente porque luzcan bien descalzos o en un par de zapatos es un error. Si no se les da el tratamiento apropiado comenzarán a pasar factura y las consecuencias físicas no tardarán en aparecer. Para entender cómo y por qué debemos cuidar nuestros pies lo primero que debemos conocer es su estructura y funcionamiento.

La estructura de los pies es compleja. Como refleja la infografía que acompaña este post, un par está compuesto por 56 huesos -es decir, el 25 % del total de huesos del cuerpo humano-, 66 articulaciones, más de 200 músculos, ligamentos y tendones y 250 mil glándulas sudoríparas que transpiran entre 1 y 1 ½ litros de sudor al día.

Ningún pie es igual a otro, ni siquiera los de la misma persona. Usualmente uno de los dos es más largo y lo recomendable es que al momento de comprar zapatos se tome como referencia el más grande. Además, durante el verano llegan a crecer hasta una talla más de la habitual por la acumulación de líquidos.

Como ya mencionamos, en cada paso se ejerce una presión de 3 veces el peso corporal sobre las extremidades, pero cuando se corre o se salta, la presión se eleva hasta 8 veces más.

A lo largo del día los pies cambian de tamaño debido a que se hinchan. Esto hace que el momento más apropiado para comprar zapatos sea durante las tardes. De esta manera nos aseguramos que el calzado se adapte al tamaño del pie y no quede demasiado ajustado luego.

Atento a los cambios

Como el resto de las partes del cuerpo, los pies están expuestos a muchas enfermedades. Por eso es importante estar alertas ante cualquier malestar o signo de irregularidades.

Los problemas más comunes tienen que ver con la presencia de hongos. Estos afectan tanto las uñas como los talones y dedos. Hay que tener especial cuidado durante la época de verano y en lugares muy calurosos debido a que el calor excesivo favorece la aparición de microorganismos que producen infecciones como el pie de atleta y verrugas plantares.

Algunas medidas que puedes tomar para evitar contagiarte son utilizar zapatillas especiales en sitios públicos como balnearios, no compartir toallas y vestir calzado de materiales naturales que permitan que la piel respire. Los mejores son los zapatos de cuero que, además, son una prenda básica en cualquier armario.

Otros problemas tienen que ver con la presencia de callosidades y el crecimiento irregular de las uñas.

No está de más recordar que el estilo de vida afecta en gran medida a los pies. El sobrepeso, por ejemplo, duplica la presión sobre ellos y fumar en exceso provoca la Enfermedad Periférica Vascular que produce dolor al caminar, infecciones y -en el peor de los casos- puede llevar a una gangrena y amputación de los miembros.

Los pies reflejan algunas enfermedades como artritis, diabetes y problemas de circulación.

El calzado es fundamental

En este post sobre lo que debes saber sobre los pies y su cuidado no podemos dejar a un lado la importancia de escoger los zapatos para evitar problemas de salud.

El calzado adecuado debe ser de la talla correcta, no puede quedar muy ajustado ni flojo, ya que además de incómodos provocan deformaciones. Al escoger un zapato toma en cuenta el tipo de pies que tienes: si es griego, egipcio o cuadrado. También debes seleccionar una pieza con el ancho adecuado, no solo el largo del pie es importante. Así aseguras conseguir el soporte ideal.

Debes usar el mejor zapato para cada ocasión: para hacer ejercicio, trabajar o ir de fiesta. Cuida aspectos como las suelas pues si son muy delgadas provocarán fatiga muscular y dolor. El talón siempre debe quedar por encima de los dedos. Los tacones no pueden ser ni muy altos ni muy finos.

El uso de calcetines de algodón para que absorban el sudor es fundamental, no utilizarlas provoca la aparición de callosidades y estimula la acumulación de hongos en el zapato. Los calcetines deben estar en buen estado, en caso contrario pueden llegar a romper la delicada piel de los pies.

También te recomendamos que en lugar de andar descalzo cuando llegues a casa, protégete con un par de medias para evitar infecciones.

La mayoría de las personas descuidan sus pies aún cuando es muy fácil hacerles un cariñito. Una manera de hacerlo es colocarlos en un recipiente con agua y sales o aceites esenciales por unos minutos durante la noche. Luego sécalos bien sin olvidar el interior de los dedos y aplícate una crema hidratante antes de acostarte.

Unas últimas recomendaciones: colocar las piernas en alto ayuda a mejorar la circulación, recuerda cortar las uñas regularmente y colocar protector solar en tus pies.

¿Estabas al tanto de estos interesantes datos? En Calzado Cruz Verde nos complace ofrecerte toda la información que necesitas referente a lo que debes saber sobre los pies y su cuidado.

Fuente Infografía


Originally published at www.calzadosclubverde.es.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.