Personajes históricos que fumaban pipa

La verdad es que quieran o no fumar es parte innegable de nuestra sociedad y nuestra cultura. Hoy en día es mucho más popular el cigarrillo, quizás porque es más práctico para llevar a todos lados que comprar hojas de tabaco para pipa, sin embargo este es un instrumento que todo fumador debería probar, aunque sea para utilizarla en la comodidad de sus casas y no levantar miradas. Sabemos que esta costumbre no es nada del otro mundo, y para demostrártelo te enseñaremos varios personajes históricos que fumaban pipa y lo disfrutaban totalmente.

Creatividad en el humo

Sir Arthur Conan Doyle, quien creó uno de los personajes más famosos de la literatura, era un ávido fumador de pipa. Se trata nada más y nada menos que del gran detective Sherlock Holmes, quien a pesar de las costumbres de su creador se caracterizaba por fumar más bien cigarrillos, prefiriendo el tabaco fuerte de liar. Su compañero y gran amigo, el Dr. Watson, sí disfrutaba fumar habanos y pipas.

Otro autor célebre de quien se sabe era uno de los personajes históricos que fumaban pipa, lo disfrutaban y además lo plasmaban en su obra literaria, era el señor John Roland Reuel Tolkien, mejor conocido como J. R. R. Tolkien. Con la sola frase “en un agujero en el suelo vivía un hobbit…” Comenzó todo un legado que se haría invaluable para la cultura de ahí en adelante. Se le llegó a llamar el más grandioso autor del siglo XX, y con mucha razón, él creó un mundo fantástico que ha servido de inspiración para escritores como J. K. Rowling o Kurt Vonnegut.

En este plasmó su gran gusto por la pipa a diestra y siniestra. La marca personal de Gandalf el gris era su gran pipa, llegando incluso a marcar tendencia una vez que salió su historia en la gran pantalla y se vieron además imágenes de las peculiares criaturas, los hobbits, fumando con unos tipos de pipas largas y curvas.

Hubble: genio y fumador

Aunque es casi un estereotipo, los escritores no fueron los únicos en disfrutar del tabaco así. Hubo un hombre llamado Edward Hubble que habló por primera vez al mundo de la nebulae arremolinada a grandes distancias de la Tierra, con estrellas tan lejanas que parecían niebla densa en su telescopio. El destello rojo en las distantes longitudes de onda le dieron la idea de que había una poderosa fuerza moviéndose a velocidades increíbles, y mientras más lejos estuviera la nebulae, más rápido ellas se alejaban de la tierra.

Este señor no solo fue un gran personaje histórico que fumaba pipa, sino que también era un verdadero navegante del espacio cuya brillantez y curiosidad lo llevaron a descubrir la estructura fundamental de una teoría tan grande como el universo: la Ley de Hubble, que establece una escala bajo la cual el universo se expande en todas direcciones.

Pipas glamorosas

Pero fumar no era solo asunto de hombres: la célebre actriz y modelo sueca Greta Garbo también es vista en numerosas fotos portando su pipa. La realidad es que esta hermosa mujer disfrutaba mucho del tabaco, también incluso de cigarrillos y puros. Era conocida por vestir con atuendos “poco femeninos” para la época, exclamando algunas veces “he fumado desde que era un pequeño niño”, pero según biografías a ella solo le gustaba confundir a la gente. Su belleza siempre fue innegable y estas peculiaridades solo la hacían más atractiva aun.

Fumar pipa es una costumbre que se ha perdido en la cultura humana de los tiempos modernos, sin embargo a principios del siglo XX era una actividad muy popular que personajes desde Albert Einstein, quien una vez exclamó “creo que fumar pipa contribuye a un juicio en cierto modo calmado y objetivo en todos los asuntos humanos”, hasta el caricaturista y escritor infantil Dr. Seuss disfrutaron en grande.

Para la época los prejuicios eran mucho menores acerca del tabaco, la gente de sociedad lo hacía e incluso todas las personas podían fumar donde quisieran: bares, cafés, restaurantes, sitios públicos y demás, siempre y cuando fuera prudente. ¿Has probado fumar con pipa? Déjanos tus comentarios y si te ha gustado este artículo siéntete libre de compartirlo en tus redes sociales.


Originally published at www.contabaco.com.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.