Tips para sacar mayor provecho a tu horno de leña

Desde Chimeneas Salamanca queremos reseñar una de las mejores compras que puedes hacer para tu hogar por sus múltiples utilidades y gran calidad. Hoy nos complace darte algunos tips para sacar mayor provecho a tu horno de leña, una inversión que definitivamente hará tu vida cotidiana más simple ¡y deliciosa! Embelleciendo a la vez tus espacios. Sigue leyendo para encontrar interesantes recomendaciones acerca de cómo escoger tu leña, encenderla y mucho más.

Un maravilloso accesorio para tus espacios

Como te darás cuenta, cocinar en un horno de leña, bien sea metálico o de obra, no es tan diferente a los métodos convencionales. Lo más seguro es que rápidamente aprendas a regular la temperatura, preparando platos deliciosos, desde pizza y panes, hasta vegetales, estupendas carnes y pescado asados, incluso increíbles postres para ti y tus seres queridos.

Estos dispositivos están hechos de manera que el calor se refleja desde los lados y la parte superior, creando una fascinante convección que hornea tus comidas a la perfección mientras el fuego le da a los alimentos un crujir único, una textura burbujeante y, por supuesto, el distintivo sabor ahumado. Existen una gran variedad de moldes y bandejas seguros para su uso en estos dispositivos, y aunque es bueno revisar las recomendaciones del fabricante, la mayoría de los que utilizamos normalmente en hornos convencionales funcionará, sean de metal, cerámica o terracota.

Escogiendo el mejor combustible para tu horno

Utiliza solo leña de madera dura como la de roble, almendro, árboles de fruta como el níspero o la ciruela, nuez, palta, olivo o pacana. Evita materiales resinosos como el pino o la pícea. Si el tipo de combustible que has escogido despide mucho humo negro, es un indicador de que hiciste una mala elección.

La variedad de madera influenciará el sabor de tu comida debido a la fragancia del humo que se impregna en cada plato durante su cocción, por eso lo ideal será escoger la mejor leña. Si es posible, sería bueno que pruebes las siguientes opciones:

  • Aliso: Provee un sabor ligero que funciona muy bien con pescados y aves.
  • Manzano o peral: Tiene un sabor sutil y agradable, perfecto para cerdo y otras carnes salvajes.
  • Nogal Americano: Con ella podrás dar a tus comidas un sabor fuerte perfecto para carnes rojas o costillas de cerdo.
  • Albaricoquero, ciruelo, melocotonero o nectarinas: Su sabor es más ligero y dulce que el del nogal.
  • Arces: De fragancia melosa, se usa tradicionalmente para aves, cerdo y mariscos.
  • Roble: La favorita de Europa, su fragancia es fuerte pero no arrolladora, perfecta para carne de res y cordero.
  • Nogal: Provee una fuerte fragancia ahumada, excelente para resaltar el sabor de hongos, patatas y vegetales. Mézclalo con leñas más ligeras como la de almendro, peral o manzano para suavizar un poco el efecto si lo necesitas.
  • Encina: no podía faltar nuestra encina. Por nuestra zona, Salamanca, tenemos la suerte de contar con ella para nuestras chimeneas, estufas, calderas y por supuesto hornos.

Encendiendo la llama perfecta

Lo más recomendable es que enciendas tu horno aproximadamente una hora y media antes de cocinar si es de gran tamaño, o con algo de menos tiempo si es un tamaño más pequeño. Debes asegurarte de empezar la combustión en el centro del hogar, y de utilizar si es necesario algún combustible adicional que no sea tóxico. Agrega algunas piezas pequeñas de leña bien cortada encima de la llama inicial y luego aliméntala gradualmente con dos o tres piezas más grandes.

Obtendrás un fuego bastante prominente, esto es normal siempre y cuando no salga de la estructura. Agrega leña a los lados para llevar el calor hacia las paredes del dispositivo y permitir que todas sus partes puedan absorber esta temperatura. Espera unos 30 minutos más y tendrás tu horno listo para cocinar.

Saca mayor provecho al cocinar en tu horno de obra a leña

En este punto tendrás muchas opciones: si quieres cocinar pizza esta temperatura inicial será perfecta, pero para otros platos deberás esperar a que baje un poco hasta 300–230 grados centígrados. De todas formas, la mayoría de los modelos disponibles en nuestra tienda poseen termómetros integrados o bien puede ser fácilmente instalado para que tengas una mejor guía de cómo se va calentando el horno. Aquí te damos algunas recomendaciones según el plato que desees cocinar:

  1. La pizza se hace a altas temperaturas, entre 400 y 350 grados, y estarán listas en muy pocos minutos en comparación con tu horno doméstico convencional.
  2. También es posible hacer asados de esta forma, aunque podrían necesitar una cocción previa antes de introducirlos en el horno.
  3. Aunque las barbacoas son especiales para hacer alimentos a la parrilla, tu horno de leña no se quedará atrás en obtener resultados maravillosos en filetes, pescados, langosta, langostinos o vegetales.
  4. Cocinar sin llama es algo que puedes lograr quitando toda llama del horno. Tradicionalmente, esta es la forma en que inicialmente se horneaba el pan, aunque hoy en día puedes utilizar la técnica para preparar deliciosos platos y todo tipo de postres.

No tengas miedo de encender al principio una gran llama, recordando siempre utilizar la madera adecuada y no sobrepasar la carga máxima recomendada por el fabricante. Esto ayudará a calentar el dispositivo de manera apropiada. El tiempo que necesitarás mantenerlo caliente dependerá de la cantidad que cocinarás y del tipo de plato. Por ejemplo, si planeas hornear pizza para una larga fiesta y/o hacer mucho pan o preparar un cochinillo sin llama, necesitarás tener el tiempo en cuenta y calentar el horno mucho más de lo que lo harías convencionalmente para tus platos normales.

Cuanto más uso le des a tu horno, más cosas irás aprendiendo sobre la experiencia de cocinar en él, así que empieza a disfrutarlo como debe ser y a probar deliciosos platos mientras aprovechas su calor único.

Esperamos que nuestros consejos para sacar mayor provecho a tu horno de leña hayan sido de gran utilidad, pero también nos encantaría conocer tu opinión. ¿Estás familiarizado con alguno de estos sistemas?, ¿qué hubieras querido saber antes de darle uso?, ¿cómo ha sido tu experiencia? ¡Coméntanos! Y si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo.


Originally published at www.chimecal.es on January 29, 2016.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.