¡Qué lindo esto!

Qué lindo sentirse en casa sin tener una, donde podés quitarte los zapatos y andar descalzo por la sala.

Donde podés brincar en la cama, comer en ella y ver películas en una tarde dominguera.

Qué genuino no tener que buscar palabras ni comportamientos acordes para quedar bien.

Qué bonito poder ser uno sin restricciones.

Qué alivio no tener que aguantar la respiración para contraer la panza y que más bien hagás chistes con ella.

Qué lindo coincidir entre tantos millones de personas, entre esta finca y en este preciso momento.

Qué bonito pensar que de todos era con el que menos veía posibilidad y con el que ahora soy inimaginablemente feliz.

Qué hermoso crecer juntos, qué maravilloso vernos a futuro que aunque puede que no ocurra lo que pensamos, nos llena grandemente nuestros pensamientos.

Irte queriendo más, amándote más…

Cada instante, cada detalle, cada minuto que estamos juntos y cada día en el que siento tu ausencia y deseo acelerar el momento del encuentro.

Qué lindo disfrutarnos, qué bendición tenernos, más que merecido.

¡Qué lindo esto!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.