Las parvadas regresan

Paisaje con la caída de Ícaro — Pieter Brueghel el Viejo, circa 1556

Esta noche vendrán a morir las parvadas al mar. Poblaciones del aire y de la brisa, las aves de Acapulco entregarán a muchas de las suyas como blandas rehenes del progreso pasajero. En Guerrero, el último asesinato colectivo del 2017 y el primero del 2018, una estocada entre años, lo capitalizará el gobierno del Estado a través de su obvia secuencia pirotécnica. La pólvora, máscara gris de la sangre, prepara ya su incursión de sal y arena.

Colibrí frente verde. Loro corona lila. Rascador gorra canela. Zumbador mexicano. Urraca cara negra. Colibrí mixteco. Matraca serrana. Matraca del balsas. Chipe rojo. Zorzal mexicano. Esmeralda occidental. Carpintero corona gris. Chara de San Blas. Chara garganta blanca. Colibrí opaco. Vencejo cara blanca. Papamoscas mexicano. Codorniz coluda transvolcánica. Colibrí guerrerense. Tecolote colimense. Granatelo mexicano. Calandria flancos negros. Trepatroncos mexicano. Coqueta de Atoyac. Tecolote del Balsas. Carpintero enmascarado. Carpintero del Balsas. Mulato Azul. Rascador oaxaqueño.

Un progreso que para los que habitamos esta entidad suriana durará siete minutos y estará hecho de 120 mil disparos de pirotecnia (Bajopalabra, 30 de diciembre de 2017). Sin embargo muchos de nosotros atravesaremos este fin y principio de año junto a seres vulnerables, como las aves, los perros o los gatos. Sobra decir que no sólo ellos están propensos a la muerte por crisis de pánico, paros cardíacos o explosión orgánica: también los humanos lo estamos. 120 mil disparos custodiados por la Sedena y los protagonistas de la sobremilitarización imperante (Novedades Acapulco, 30 de diciembre de 2017); 120 mil disparos para un Estado que padece las cifras excesivas de una violencia con muchos rostros, con 365 rostros diferentes cada día hasta el día de hoy. Y que mañana reiniciará su cuenta.

Rascador nuca canela. Tapacaminos Prío. Chachalaca pálida. Chachalaca vientre castaño. Paloma doméstica. Gorrión doméstico. Colorín pecho naranja. Zacatonero embridado. Saltapared feliz. Codorniz Barrada. Rascador de collar. Piranga cabeza roja. Mirlo azteca. Paloma de collar turca. Vencejo nuca blanca. Saltapared sinaloense. Coa Citrina. Mirlo dorso canela. Vireo amarillo. Golondrina manglera. Martín pescador de collar. Charrán real. Charrán caspia. Gaviota reidora. Gaviota de Franklin. Zarapito trinador. Playero pihuihuí. Playero alzacolita. Candelero americano. Chorlo gris. Chorlo semipalmeado.

Ojalá que antes de la explosión simultánea de juegos pirotécnicos en los distintos lugares de Guerrero que están preparados para eso, hubiera un ataque masivo de las aves enardecidas por la posesión de sus vecindades. En El cine según Hitchcock, François Truffaut recoge estas palabras del director de Los pájaros (The birds, 1963): “No se trata de una jaula dorada, sino de una jaula de desdicha, y esto señala también el comienzo de su prueba de fuego. Asistimos a la inversión del viejo conflicto entre los hombres y los pájaros y esta vez los pájaros están fuera y el ser humano está en la jaula”. Los que estamos en esta jaula de las hostilidades llamada Acapulco, habremos de cerrar el año sin perdonar de las aves su libertad. Sin perdonar a los que son violentados hasta la muerte y no entran en las cifras de víctimas oficiales.

El cielo completo arderá por unos minutos para despedir este año que se extingue y una vez más el fuego hará gala de su belleza fatal. Esa imagen ancilar nos acompañará como un portal de ruido y de humo. En “Nadie sabe de mis cosas”, Blanca Varela ya escribió para eso un epitafio y dedicatoria que no tendrá lugar donde ser labrado: “a ti capaz de desaparecer /de ser atormentado por el fuego”.

Pelícano pardo. Pelícano blanco. Garza tigre mexicana. Garza morena. Garza blanca. Garceta pie dorado. Garceta azul. Garceta tricolor. Garceta rojiza. Garceta ganadera. Garceta verde. Pedrete corona negra. Pedrete corona clara. Ibis blanco. Ibis cara blanca. Periquito australiano. Zanate mexicano. Zopilote negro. Perico verde mexicano. Gallina doméstica. Gallareta americana. Gavilán pescador. Espátula rosada. Pijije alablanca. Cerceta alazul. Cigüeña americana. Fragata magnífica. Bobo café. Cormorán oliváceo. Anhinga americana. Guajolote.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.