They are killing journalists in my country… Nos están matando

The truth cannot be silenced and it’s a fact. Every situation around the globe is well known just a few hours after it ocurred. Unfortunately, for some people the truth is beyond reality, the truth is the only way to touch human awareness… and for those who want to protect their own interests, truth is poison in words.

In México, journalists are carrying the truth in their backs. Some of them really want to make a change with that weight, but the government decided to work with drug traffickers, criminal cartels and murderers.

El trabajo de un periodista es suicida, es casi una encomienda infalible entre la muerte y los destellos de valentía. A lo largo de los últimos quince años, se ha visto una creciente disolución de la información, lo cual a permitido que los gobiernos y los intereses del sector privado estén cada día más inmersos en la labor periodística. Es decir, que ya existen medios que incluso invaden la libertad de expresión, olvidándose de tratados internacionales que se supone deberían salvaguardar la vida de los compañeros.

Soy periodista en México, apenas iniciando mi carrera como personal de la información, pero lamentablemente hay una serie de hechos que han desatado un fuerte dilema en mi vida… ¿vale la pena arriesgar tu vida con el fin de sacar a la luz todas esas falacias y esos juegos malévolos que se traen ciertos miembros del gobierno coludidos con el crimen organizado? La respuesta no es certera, lo único de lo que estoy completamente convencido es que ya han habido más de 100 periodistas asesinados en menos de 2 años, lo cual nos deja con una gran incógnita… ¿quién está matando periodistas?… ¿intereses, drogas, economía, disfunción social?

Tendré que investigar más sobre el tema.

Escribí la introducción en inglés con la finalidad de obtener la atención de un público diferente, con la finalidad de hacer de los problemas de un país, una preocupado preocupación global.