Va de LaTeX…(1)

La mejor forma de hacer un libro.

Si tiene mucha matemática, dirán algunos… Pero, en mi caso particular, conocer LaTeX ha sido un descubrimiento que me ha permitido hacer cosas muy interesantes.

No aburriré a nadie contando para qué he usado esta herramienta. Dejaré que, igual que yo, descubran todas sus posibilidades. Pero para que no perdamos tiempo en búsquedas que nos lleven a un lugar y otro, daré aquí algunos enlaces que nos permitirán conocer y usar esta herramienta.


Empecemos por el principio: la instalación.

LaTeX es Software Libre, y podemos descargarlo e instalarlo sin ningún problema. Puesto que LaTeX está compuesto por muchos programas y archivos que lo especializan hay varias recopilaciones. Yo siempre he usado la que viene con mi distro de trabajo (actualmente TeX-Live en debian). De modo que aquí coloco los enlaces para descarga si usas windows:

http://ctan.uniminuto.edu/systems/windows/protext/

http://mirrors.ctan.org/systems/texlive/Images/texlive.iso

Por supuesto, si usas GNU/Linux, está disponible en todas las distribuciones, de manera que solamente hay que instalarlo usando nuestro gestor de paquetes favorito. En debian hay varios paquetes. Si se instala texlive-full se obtiene soporte para muchos idiomas, paquetes para muchas cosas que nunca usan algunos (por ejemplo, nunca he escrito nada en idioma cirílico ni vietnamita) y documentación en muchos idiomas, además de muchas tipografías (algunas muy específicas). Por eso yo prefiero instalar texlive-base, texlive-bibtex-extra, texlive-doc-en, texlive-doc-es, texlive-extra-utils, texlive-humanities, texlive-lang-spanish; y luego, lo que vaya necesitando desde los repositorios.

Pero si no se puede instalar nada en la computadora o estamos en una computadora ajena o en un cybercafé o sencillamente no queremos instalar nada, todavía podemos usar LaTeX. Accedemos a

o a

o a

y nos registramos para tener nuestros documentos LaTeX en “la nube”. De esta manera podemos crear documentos LaTeX en línea.



Like what you read? Give Arnoldo Briceño a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.