“¿Como pudo esto haber pasado? ¿Es cierto que todo lo que tuvimos fue un fracaso? ¿Y, acaso el destino nos eligió este camino tan doloroso? Te amo, me amas aun. Fue tu decisión, y por cualquier razón, decidí respetarte.

Pero quisiera conectarme a tu corazón y hablarte con sinceridad, ya no tengo esa conexión y cada vez que lo recuerdo me duele mas. Cada momento que tuvimos de felicidad, tristeza, enojo, comunicacion, cada uno se vuelve una eternidad en mi cabeza.

Cada cancion significativa la escuchare mil veces antes de superarte, si es que algun dia lo hago. Todo este dolor solo es karma, no te escuche y no te respete cuando necesitabas de mi. ¿Acaso soy una basura de persona? Por mas veces que me ha pasado esa pregunta por la cabeza no hallo una respuesta.

Y tal vez lo que escribo es tipico de un adolescente al terminar con su pareja, pero estoy convencidao que lo que tuvimos fue importante y no dejare que nadie mas cambie lo que pienso, lo que senti y aun siento.

Esto sera una oportunidad para crecer, dijimos. Logicamente estoy de acuerdo pero entonces, ¿por que siento que me hace falta? ¿Por que tengo ganas de llorar todo el tiempo, por que todo me recuerda a el?

Este llanto debe estar curando mis heridas, pero solo me queman mas mis lagrimas como agua del mar, lastimandome y purificando mi maldad. Tengo que cambiar, crecer y permanecer ya que este cambiadao. Debo decidir, como el siempre me decia, en lo que quiero y como quiero vivir mi vida. Si no lo hago estare siempre pasando por las mismas situaciones hasta que aprenda.

Pero, ¿aprender que? ¿Que es lo que tengo que cambiar? ¿Puedo preguntarle eso? Ya lo he hecho pero siempre estamos cambiando. Ahora solo tengo excusas y no puedo admitir lo que he hecho.

Pienso en ti y me duele el corazon, sabiendo que no regresaras, que no debes regresar a mi. Si, se que esto sera mejor para ti. Supongo que sera asi para mi tambien. Sin embargo, tiemblo, tengo miendo, y pensar en ti me cansa, me agota, pero no hay manera de evitarlo que no me lastime a mi cuerpo y mi salud mental.

Esta locura no puede salir de mi, este enojo y esta frustracion solo podran salir como lagrimas. Asi evitare da~nar a mis seres tan queridos. Pero no dejo de temblar.

Evito pensar en el, me distraigo con otros asuntos y pienso que estoy bien. Pero no dejo de temblar.

Y tiemblo y tiemblo y pienso y a la vez no pienso en nada porque me queda claro que mi consciencia no quiere, no puede enfrentar algo. No se si es el, o es algo que hice, o algo que me hicieron hace mucho. No se si esto es un ataque de pánico. Ocupo su ayuda, pero no la debería tener.”

-Texto escrito en un cuaderno previamente a un ataque de pánico esta noche pasada. Fecha de hoy: 6/1/2015.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.