Un son(eto) para Yara

Nueve años y seguimos contando,

cuando el sol en un dulce otoño

brilló en tu noble gesto acariciando

la castidad que siempre escoño.


Ignorábamos nuestros universos

que en su simetría coincidían;

junto a tu garbear opimo y terso

yo con las palabras me plegaría.


Tras un romance que estimaba

supliste al luto que allanaba

y me encandilaste con tus labios.


Fuiste más que un alma hierática,

tu verdad fue más que la socrática,

tu existencia abatió a mil sabios.

Like what you read? Give Arturo García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.