La maldita impaciencia

Y sentía una combinación de impotencia, vulnerabilidad y al mismo tiempo esperanza, pero lo que mas lo atormentaba era su ya conocida impaciencia, esa que tantas malas jugadas le hizo pasar y que creía haber dejado atrás, estaba ahí de nuevo, enfermándolo, enflaqueciéndolo y desgastándolo, como si fuera una vieja reliquia que no sirve más.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.