El desafío de gestionar una startup

Por Marcelo Revich — Socio de S&A

La principal preocupación de todo startup es cómo llegar al día siguiente. Es una lucha por la supervivencia. Se dice que el 90% de los startups pueden fracasar. Es el día a día con la mira puesta como objetivos inmediatos en estar en el selecto grupo del 10% que sobrevivirán y en cómo llegar cuanto antes al breakeven.

Es en ese arduo camino donde los founders debatirán las mejores estrategias para el armado del equipo, el fondeo, el producto y el storytelling, entre muchas otras cosas; seguramente los aspectos vinculados con la gestión del negocio no formaran parte de ese debate. Grave error!

Equivocadamente se cree que pensar en la gestión o bien no agrega valor o bien es engorroso y caro. Ninguna de esas creencias son correctas y a raíz de ello muchas veces los startups no empiezan de un modo “prolijo”, optando más bien por el modelo “lo iremos viendo en el camino”

Todos los cambios a posteriori y sin una correcta planificación previa, se traducirán indefectiblemente en un costo del proyecto, ya sea impositivo, legal o de cualquier otra índole. En el peor de los casos se transformara en una contingencia hacia el futuro, y deberán lidiar con ella a la hora del tan temido Due Diligence, ya sea por un posible exit o ante la posibilidad de levantar una ronda de capitalización. En ambos escenarios, donde deberemos pasar un Due Diligence, son muy factibles y buscados en la vida de cualquier startup con posibilidades de crecimiento y con intenciones de escalar, internacionalizarse y convertirse en un negocio global.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de la gestión del negocio?. Puntualmente, al Cloud Accounting, que consiste en una plataforma de servicios a través de un soft de contabilidad en la nube, que permite la automatización de procesos y tareas rutinarias. De esta manera se logra básicamente disminuir la carga de trabajo administrativo, pudiendo entonces destinar las horas hombre a tareas que agreguen valor. En un escenario de constante automatización, donde tecnologías tales como inteligencia artificial, machine learning, business intelligence y otras, avanzan a pasos agigantados, debemos jerarquizar el trabajo humano a tareas de valor agregado.

El cloud accounting nos permite tener información en tiempo real, accesible desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar, facilitando la colaboración y la toma de decisiones. Esta herramienta es fundamental ya que permite gestionar de una manera flexible, convirtiéndola en la más adecuada para las startups, teniendo en cuenta las necesidades y características de las mismas.

En resumen, las startups pueden (y deben) ser “prolijas” desde sus inicios y eficientes al mismo tiempo. Valiéndose de esta poderosa herramienta podrán aprovechar de la mejor manera los escasos recursos con que cuentan y esto también les permitirá poder tomar mejores decisiones, ahorrando costos y disminuyendo contingencias, contribuyendo así a la mejora de su performance.

Like what you read? Give ASEA a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.