Emprender al exterior: Algunos aspectos tributarios para tener en cuenta

En el difícil camino de emprender, en particular para quienes ya han podido sortear sus primeros pasos y continúan en etapas de expansión, habitualmente nos encontramos con un factor condicionante a la hora de hacer negocios transfronterizos: los impuestos.

En el caso de los emprendedores que se desarrollan en el ámbito digital se presenta un desafío adicional; esto es, la falta de regulaciones o normas específicas relacionadas con la economía digital que otorguen un marco jurídico adecuado para el desarrollo de negocios. Aun cuando la OCDE ha puesto especial foco en el desarrollo de normas tendientes a la imposición de la economía digital, queda todavía mucho camino por recorrer.

Teniendo en cuenta lo anterior, a continuación mencionamos algunas de muchas cuestiones fiscales esenciales que todo emprendedor transfronterizo debería tener en cuenta al realizar sus negocios:

  • Sociedad holding/estructuración de las compañías del grupo: las estructuras societarias más “conocidas” o utilizadas por la mayoría, pueden -y a veces suelen- no ser las más adecuadas. En efecto, resulta necesario realizar un análisis preciso caso por caso que abarque los objetivos del negocio para el corto, mediano y largo plazo (por ejemplo, salida a un IPO, ingreso de inversores extranjeros, exit strategies, etc.) así como la localización de los activos, riesgos y funciones de la actividad a realizar.
  • Constitución de sociedades en el exterior. Servicios intercompany: la normativa de Precios de Transferencia de Argentina establece que las operaciones realizadas con sociedades vinculadas en el exterior (o radicadas en paraísos fiscales) deben efectuarse de acuerdo a las prácticas normales de mercado entre entes independientes (arm’s lenght principle). Para ello, será necesario realizar un estudio específico que requiere una certificación contable y diversas presentaciones ante la Autoridad Fiscal de Argentina y/o eventualmente del país receptor.
  • Retenciones de impuestos en el exterior: la prestación de servicios digitales transfronterizos podría encontrarse sujeta a elevadas alícuotas de retenciones de impuesto a las ganancias a ser practicadas por los sujetos pagadores de los mismos (independientemente del tratamiento que deba otorgársele desde el punto de vista local). Por ello, resulta esencial conocer el tratamiento impositivo que dispensará el comprador, de manera de poder negociar el precio adecuadamente. Un buen modo de sortear este punto radica en acordar que cualquier impuesto que pudiera corresponder en el país de destino de los servicios estará a cargo del sujeto pagador.
  • Impuestos por utilización o giro de dinero en cuentas bancarias que deban adicionarse como costo: en la misma línea a lo anterior, deberá tenerse en cuenta de antemano si existen estos tipos de imposiciones que podrían afectar la retribución a ser recibida.
  • Impuesto al Valor Agregado: es importante tener presente que no toda facturación de servicios desde Argentina al exterior se encuentra exenta de IVA. Únicamente las prestaciones efectuadas en el país cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior se encuentran exentas de dicho tributo. En la práctica, se continúan observando errores de este tipo.

En la actualidad, la atención de estos temas por parte de quienes se encuentran desarrollando negocios (digitales o no) de distinta índole resulta fundamental. En ocasiones, tan o igual de importante que los objetivos comerciales.

La práctica evidencia que los temas tributarios suelen estar algo rezagados respecto del negocio. Sin embargo, la experiencia nos demuestra cada vez más que el abordaje en forma conjunta de ambos temas resulta mucho más efectivo. Por el contrario, la falta de consideración oportuna de los aspectos fiscales de un negocio suele ser mucho más costosa a lo largo del tiempo.

Alex Saul

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.