Los inversores no son tus amigos

Por Nicolás Araujo, Emprendedor Argentino, Fundador de CoBuilder Hub Barcelona.

Barcelona tiene desde ahora un nuevo polo de innovación al lado de la Sagrada Familia para atraer a emprendedores, inversores y corporaciones: CoBuilder Hub. Un espacio ideado para integrar los cuatro ecosistemas clave: corporaciones, inversores, emprendedores y expertos en un sólo lugar para promover la co-creación bajo un modelo de innovación, para sumar proyectos de emprendedores que compartan valores y busquen rentabilidad cerca del mundo corporate para que surjan empresas viables bajo el modelo B2B o B2B2C.

En este sentido, uno de nuestros objetivos con el Cobuilder Hub es construir puentes entre diferentes agentes que son parte de esta industria. Particularmente la sección de Founders Insight que busca conectar los emprendedores con los inversores. De esta manera iniciamos nuestras actividades con un encuentro en el que tuve la oportunidad de conversar, mano a mano, con Luis Martín Cabiedes: uno de los business angels más reconocidos del emprendedorismo en España. Lleva más de 25 años de experiencia en el sector, es filósofo de formación, profesor en IESE Business School, y un inversor exitoso en empresas como Privalia, Trovit o La Nevera Roja.

Tras dialogar unos minutos con Luis, quedó en evidencia su visión probabilística y racional a la hora de invertir, que él explica en primera persona con claridad: “El 80% de los proyectos salen mal, por ese motivo necesito que el otro 20% salga tan bien que compense los malos. De manera que necesito focalizarme en proyectos que sean muy escalables, que tengan una capacidad de crecimiento extraordinario. Y necesito poder salir.”

Si bien este fue el punto de partida, proyectamos en el CoBuilder Hub, convocar a diversidad de encuentros, que aporten valor a todos los emprendedor o futuro emprendedor a la hora de buscar inversores. Pues es un hecho que:

Los inversores y los emprendedores no comparten los mismos intereses y por ende es imposible estar alineados en todo momento.

Mi experiencia es lo que me permitió comprender cómo es el mapa de ruta de los inversores frente al comportamiento o dinámica de nosotros como emprendedores y la de nuestros proyectos pues atravesé la experiencia de fondear dos de mis emprendimientos (Nubelo y Bandit). Vivenciar, contactar y analizar es lo que me permitió por un lado, comprender por donde circulan los inversores y descubrir que tienen una cartera de inversión, es decir, invierten en una variedad de empresas y esperan que esta cartera sea rentable. Aquí la primer diferencia con el emprendedor, que no tiene diez proyectos, tiene una sola empresa y su resultado es binario, tiene éxito o fracasa.

Es un hecho que el inversor espera y se prepara para que, ese negocio sea un fracaso y el emprendedor hace todo lo posible para luchar en contra de las estadísticas y ser parte del 20% que tiene éxito. Ambas partes se necesitan mutuamente, pero el riesgo, el grado de involucramiento y las recompensas son totalmente diferentes. Por ese motivo, sus incentivos e intereses también son diferentes.

El inversor está involucrado y el emprendedor está comprometido. Es crucial entender este punto, ya sea cuando se está buscando inversión, cuando se negocia el pacto de socios, futuras rondas de inversión, cuando llegan los malos momentos o incluso, una oferta de comprar la compañía.

Los inversores no van a intentar salvar la empresa o acompañar al emprendedor, “cueste lo que cueste”. Si en algún momento perciben que la empresa no escala lo suficiente, no existe un evento de liquidez claro, el modelo de negocios probó no ser acertado o un sinfín de sucesos que incrementan demasiado los riesgos, simplemente lo pasan al 80% y asumen sus pérdidas.

Lo mismo sucede si hay una oportunidad de vender la empresa, próximas rondas de inversión o repartir dividendos. Si el inversor obtiene la rentabilidad deseada en el momento esperado, va a buscar vender sus acciones y recuperar su dinero. Como señaló Luis Martín Cabiedes:, “son disciplinados y racionales”.

En la práctica, un inversor se convierte en accionista y socio de la empresa y, cuanto mejor el emprendedor pueda entender como piensan, que los motiva y anticipar cómo pueden reaccionar ante diferentes circunstancias, mejores decisiones va a poder tomar y a la larga, va a aumentar la probabilidad de éxito en su empresa. Esto es lo que esperamos se potencie en CoBuilder Hub. Construimos un espacio que integrará a los cuatro pilares del mundo de los negocios y por sobre todo un puente entre emprendedores e inversores en el que esperamos ayudar a los emprendedores para que conozcan las reglas de juego y puedan anticiparse a los hechos.