Normas contables e información de gestión

Las normas contables o de información financiera tienen por objetivo presentar información económica y financiera de los negocios en forma homogénea, de manera que los usuarios de dicha información conozcan los criterios utilizados en la preparación. Esto permite que pueda compararse la performance de una compañía con otras similares de su industria, o de la misma compañía de un período a otro, sin que las variaciones impliquen problemas de medición de los resultados o de los activos netos.

Las normas contables que aplican a cada compañía dependerán del ámbito en el cual opere ya que varían en cada jurisdicción y existen mayores exigencias a compañías cuyas acciones o títulos de deuda cotizan en mercados públicos.

Sin embargo, no dejan de cobrar relevancia, en entes pequeños y emprendimientos en etapa temprana donde la información contable estará a la vista de fundadores, y actuales y potenciales inversores.

Por otro lado en la práctica ocurre que en todo tipo de entidades se generan distintos tipos de reportes con información económica y financiera pero que se aparta de los requerimientos de las normas contables. Generalmente los llamamos reportes de gestión los cuales se utilizan para un seguimiento día a día de la operación.

Lo que ocurre es que dada la generalidad de las normas contables quizás no muestren ciertos indicadores, cifras o ratios que son relevantes en un negocio en particular. Incluso en los reportes de gestión se pueden observar métricas no financieras pero que son relevantes (ejemplo: cantidad de clientes, usuarios activos, etc.).

Cuando se utilizan cifras que se apartan de las normas contables es importante tener en claro cuáles son las diferencias principales de medición y exposición entre los dos sets de información (normas contables vs gestión).

Algunos ejemplos son:

EBITDA: muy utilizado por inversores y lectores de información financiera al momento de evaluar un negocio. Esta línea por sus siglas en inglés refiere a las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, sin embargo no existe en las normas contables. En las presentaciones se incluye una conciliación desde “Resultado Neto” o “Resultado operativo” a EBITDA.

Ventas vs Ordenes de venta: métrica más importante indicativa de la actividad operativa de la compañía. Muchas veces debido a normas específicas (y conservadoras) sobre reconocimiento de ingresos, la línea de ventas no muestra la actividad de facturación o órdenes colocadas. Entonces también se vuelve relevante este tipo de indicador. Muchas empresas incluyen información acerca de ventas pero también de “orders” o “bookings” que representan órdenes de venta /compromisos de clientes que se convertirán en venta en períodos futuros (venta diferida).

La conciliación debe mostrar “Ordenes de ventas” = “Ventas” + “Ventas diferidas”

Efectivo: Por último otro indicador importante es la caja. Para ello existe en las normas contables el Estado de Flujo de Efectivo que es indicativo de los aumentos y disminuciones del efectivo y sus causas. Aquí en primer lugar hay que considerar la definición de “equivalente de efectivo”, pues puede haber una línea muy delgada entre lo que se clasifica como inversión y lo que se clasifica como caja.

Luego respecto de las causas de variación, proporciona una división entre actividades operativas, de financiación y de inversión muy útil a la hora de evaluar la salud del negocio.

Debe tenerse en claro como arribar desde el resultado operativo al flujo neto operativo de efectivo. En este caso simplemente siendo cuidadosos en la aplicación del criterio de devengado vs. percibido.

Como conclusión, a la hora de definir qué información queremos analizar, debemos considerar los siguientes aspectos:

1) Definir cuáles son las métricas o información de gestión relevantes para un negocio en particular

2) Validar esa definición con competidores o negocios similares

3) Respetar la consistencia en la medición período tras período, real vs presupuesto.

4) Tener en claro y saber explicar las diferencias con la información contable o requerida por normas legales.

Por Florentino Arce, OLX Sr Finance Manager.

Fuente: Barrero & Larroudé.

> Sumate gratis a ASEA, una asociación por y para emprendedores, haciendo click acá.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.