Novedades fiscales internacionales entorno a la economía digital

Los negocios digitales han venido despertando desde hace algún tiempo un importante interés para las autoridades fiscales de cada país. En efecto, la rápida expansión y crecimiento de este negocio ha devenido en una imperiosa necesidad de reformular los principios internacionales de tributación con el objetivo de evitar prácticas artificiosas o debilidades normativas que conducen a que este tipo de actividades puedan quedar sin gravar, o bien, insuficientemente gravadas sin razón alguna.

Uno de los principales puntapiés que se produjo en este sentido fue a través del Plan de Acción contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (“BEPS” por sus siglas en inglés “Base Erosion and Profit Shifting”), elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (“OCDE”), cuyas conclusiones fueron publicadas durante el año 2015.

Tal es así, que el primero de los puntos/acciones -sobre un total de quince- fue precisamente el abordaje de los retos de la economía digital para la imposición. Su objetivo principal consistió en la identificación de las principales dificultades que plantea la economía digital a la aplicación de las actuales normas impositivas internacionales y el desarrollo de opciones detalladas para abordar estas dificultades considerando tanto la imposición directa como la indirecta.

No obstante, aún no se han logrado definiciones concretas tendientes a delinear los nuevos estándares de tributación que permitan abordar esta problemática de manera pacífica.

A partir de ello, muchos países han comenzado a tomar medidas en forma unilateral que implican no sólo un incremento de los costos fiscales para quienes desarrollan estos negocios, sino a una sofisticación tal que puede resultar muy compleja de administrar, en especial, para las pequeñas y medianas empresas que realizan negocios digitales cross-border.

A continuación se mencionan tres de los casos más recientes a modo ejemplificativo:

· Taiwán: durante los meses de agosto y septiembre del corriente se anunció un proyecto de modificación de la normativa fiscal de Taiwán, tendiente a exigir a operadores de comercio electrónico extranjeros que venden sus servicios a individuos de este Estado a registrarse ante el Fisco y pagar impuestos en dicho país a través de representantes designados a tal efecto. Aun cuando se prevé que esta disposición sea aplicable para aquellos que excedan un determinado monto de ventas, todavía restan muchas precisiones al respecto.

· Italia: las autoridades fiscales de Italia han dado definiciones en cuanto al tratamiento a aplicar en IVA a los servicios de intermediación online para reservas de alojamiento. En este sentido, el Fisco Italiano expresó que las empresas de la Unión Europea que suministran servicios de intermediación y reserva online relacionados con alojamientos a corto plazo en residencias privadas en Italia estarían obligadas a registrarse y pagar el IVA (en forma directa o a través de representantes designados a tal efecto).

· Israel: Las autoridades fiscales de Israel han publicado una circular referida a las implicancias en el impuesto al valor agregado y en el impuesto a las ganancias respecto de los servicios prestados a través de internet por empresas extranjeras a clientes israelíes. A partir de ello, compañías extranjeras pueden quedar expuestas a la registración fiscal en Israel por contar con una “presencia digital significativa” en dicho país.

Sólo basta con mencionar alguno de los ejemplos más recientes para poder inferir los lineamientos a los que se inclinan las Administraciones Tributarias de cada país. Por ello, el desarrollo de un instrumento multilateral por parte de la OCDE resulta crucial. De lo contrario, las medidas unilaterales podrían ser altamente perjudiciales para el desarrollo de la economía digital.

Más allá de lo antedicho, la atención de estos temas ya debe formar parte de la agenda con el propósito de lograr una adecuada definición estratégica y planificación del negocio.

Alex Saul

International Tax Services Manager

EY Argentina

Like what you read? Give ASEA a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.