Señales de cambios profundos

ASEA
ASEA
Oct 31 · 3 min read

Por Eduardo Ariel Pérez, socio de ASEA.

Empresas y capital de Triple Impacto, la COP25 y el estallido de Chile. Una primera oración con formato de título y con un claro hilo conductor. Se vinculan íntimamente, con aspectos que son importantes de analizar, de entender y que permiten vislumbrar implicancias futuras.

Es fundamental primero, presentarlos: El Triple Impacto es un formato o tendencia económica que entiende que las empresas y emprendimientos deben tener dentro de sus propósitos (además del éxito económico claro), un decisivo impacto Ambiental y Social. No como acciones de RSE, puntuales y aisladas, sino como parte de su ADN. La COP25, es el evento Anual donde los países se comprometen a acciones concretas para combatir el calentamiento global. Y el estallido social de Chile es la manifestación de una sociedad que se revela ante los altos costos de servicios que se perciben como básicos.

Llamativamente el estallido social de CHILE es el evento que termina cancelando el GSG Impact Investment (Fondeo de Impacto) y la COP25. De forma tal que se transforma en una prueba directa de que el desarrollo económico, si descuida los aspectos Sociales y Ambientales no es sostenible en el tiempo. Estos tres integrantes de la ecuación están íntimamente relacionados entre sí, de forma cada vez más evidente. Quedará posiblemente en la historia como una coincidencia, lo que a todas luces es una consecuencia.

Una siguiente reflexión; las manifestaciones producto de las malas prácticas ambientales ya son visibles a los ojos de cualquiera y lo mismo sucede con la problemática social. Postergar, negar, desnaturalizar o simplemente ignorarlas, dejaron de ser un camino posible. Podemos ver que la problemática social se está sucediendo en forma casi simultánea en países tanto del tercer mundo como también del primer mundo. En muchas ocasiones tensando hasta el límite, las estructuras democráticas y de gobierno.

Resulta importante detectar estas tendencias. Van a marcar el rumbo de cambio, de disrupción, son la antesala a un nuevo formato, a una reconfiguración de los valores económicos, y por supuesto también del consumo. La sobre explotación de los recursos naturales y humanos comienzan a ser cuestionados. Día a día el consumidor comenzara a premiar y castigar las buenas prácticas ambientales y sociales, con la simple elección de un producto desde la góndola.

Un cambio de tendencia y hábitos en el consumo, a veces toma décadas… y otras es un suspiro. En un mundo hiper conectado, los cambios cuando encuentran SU momento, son vertiginosos y violentos. Superando con creces a las empresas y organismos en sus procesos de adaptación. Paso con la industria de la fotografía, también con la industria de la música, con el empoderamiento de la mujer y su lucha por la igualdad. Y volverá a pasar en muchos rubros de nuestra economía actual.

Estamos claramente ante un fin de ciclo. El sistema económico debe ser reconfigurado y encontrar un nuevo equilibrio. Una nueva forma de producir y de consumir, en donde cada habitante será actor clave en este proceso.

¿Hacia dónde vamos?, que tipo de economía? ¿En cuánto tiempo se dará la transición? ¿Qué productos tendrán mayor presencia? Como en todo momento clave, el quiebre de una línea de desarrollo genera más preguntas que respuestas.

Está claro que la nueva economía tendrá; un consumo más racional, una producción más amigable, una distribución más equitativa, cambios en los sistemas educativos, cambios en la matriz energética, una mayor certificación de productos mediante Blockchain (o sistemas similares), lo que harán que el marketing de los productos se vuelva obsoleto si no se cumplen determinadas prácticas productivas. Es perceptible un mayor protagonismo político directo de la población.

Estos elementos citados, serán actores importantes de la industria y el comercio del SIGLO XXI. El conocimiento, la trazabilidad, las renovables, Blockchain, los productos sustentables, la economía socialmente responsable, son parte del futuro que hoy están diciendo presente.

La revolución industrial marco una era, la revolución informática fue el siguiente salto disruptivo. Y todo indica que la ECONOMIA SUSTENTABLE (Social y Ambiental) está buscando posicionarse como su salto evolutivo. PROSUMIDORES es posiblemente la palabra que mejor define este proceso. Desde hoy todos podemos ser productores y consumidores de los cambios que están gestando este nuevo ciclo.

    ASEA

    Written by

    ASEA

    ASEA - Asociación de Emprendedores de Argentina. Sumate gratis a una asociación por y para emprendedores. www.asea.com.ar

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight.
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox.
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month.