Trump y los impuestos

Posibles modificaciones al régimen impositivo que afecta a inversores extranjeros en los Estados Unidos

Muchos de ustedes se han estado preguntando cómo la presidencia de Trump afectará a los impuestos de sus empresas en Estados Unidos. Si bien es demasiado pronto para saber cuáles serán los cambios, una cosa es segura, habrá cambios significativos que entrarán en discusión parlamentaria en los próximos meses.

Estos cambios necesariamente tomarán forma a partir de junio de 2017, y serán de aplicación en forma retroactiva a partir del 1ro de enero de 2017.

¿Cuál sería la primera conclusión sobre estas posibles modificaciones impositivas?

Un posible cambio de paradigma en cuanto a la organización de los negocios, ya que ciertas estructuras que resultan ser fiscalmente eficientes en el corto plazo podrían dejar de serlo o al menos volverse más onerosas en términos de impuestos.

Por un lado, las LLC (Limited Liability Companies), hoy altamente utilizadas por inversores extranjeros, quienes se aprovechan de ciertas ventajas impositivas desde que todas las ganancias y pérdidas de los negocios de una LLC, pasan directamente a su socio (en caso que sea un único socio y extranjero), que son en general quienes tributan el impuesto a la renta federal y no la LLC (denominado pass-through).

Esto sin perjucio de que ciertos estados cobrarán también impuesto a la renta, y que la LLC debe retener impuestos a nombre del socio cada tres meses a una tasa del 39.6% basado en el ingreso neto de la LLC, luego reembolsables al momento de presentar su declaración anual de impuestos.

Por otro lado, tenemos las Corporations (INC) donde no tienen que retener, pero la compañía si paga impuestos al máximo de 35%. Después, si hay algún pago a los dueños extranjeros, se paga como dividendo y se retiene otro 30%, o menos si hay un trato con el país de la inversión (que no es el caso de Argentina).

Un LLC con más de un miembro reporta como una sociedad, pero también se puede pedir un cambio a Corporation. Eso es lo bueno de la LLC: que tiene mucha flexibilidad.

Cambios que se están analizando y serán objeto de consideración en el Congreso:

  • La reducción de la tasa máxima del impuesto sobre la renta de las sociedades de 35% a 15%
  • Se abole el impuesto mínimo alternativo corporativo
  • Permitiría a los propietarios de entidades en circulación pagar el impuesto sobre los ingresos empresariales a la tasa propuesta del 15% corporativo en lugar de su propia tasa de impuesto sobre la renta individual (aunque parece existir ambigüedad acerca del funcionamiento de esta disposición). Esto es, dejaría de tener incentivos la utilización de las LLC, para pasar las INC a tener una tributación del 15%.
  • Se eliminaría la deducción de la Sección 199, también conocida comúnmente como la deducción de los fabricantes o la deducción de las actividades de producción nacional, así como la mayoría de las demás interrupciones comerciales, pero, en particular, no el crédito de investigación;
  • Permitiría a las empresas estadounidenses dedicadas a la fabricación elegir entre la totalidad de la inversión de capital o la deducibilidad de los intereses pagados
  • Promulgaría una repatriación de los beneficios extranjeros actualmente diferidos a una tasa impositiva del 10%

Por tanto, y a modo de conclusión, sugerimos estar con los ojos bien abiertos, a estos cambios, y consultar a sus asesores tributarios sobre las posibles alternativas que puedan surgir, una vez producidos los cambios anunciados.

Jose María Allonca

Allonca Abogados Legal & Business Consulting