Tu personalidad es una traba o un recurso a la hora de emprender?

Autora: Patricia Schoch, miembro de ASEA.

Lic. en Psicología / especializada en Psicología Organizacional y Mentora de Emprendedores. Mail: lic@patriciaschoch.com.ar

…..y llegó la hora de emprender; de empezar esa aventura con final incierto que nos llena de inquietudes; de afrontar ese desafío para el que parece que todos están capacitados.

Recibimos de muchos ámbitos invitaciones: el futuro es de los Emprendedores. Se multiplican las ofertas de cursos/capacitaciones que nos brindan, creemos, todas las herramientas que nos garantizan el éxito.

Hay honor y reconocimiento para los que llegan al final del camino con un proyecto desarrollado, validado entre los pares y modelo para los iniciados.

…pero puedo siempre usar los consejos que me dan?…los puedo aplicar efectivamente?

Todos tenemos un modo particular de encarar nuestras acciones en la vida. Ese estilo personal también tiñe nuestro modo de emprender. Si no lo identificamos, corremos el riesgo de creernos que somos igual a esos modelos con los que queremos identificarnos.

Emprendemos desde nuestra historia personal, desde nuestras experiencias y vivencias; y, si tenemos cierta edad, desde nuestra historia laboral; pensamos a nuestra empresa no cometiendo los errores de aquella en la que trabajamos.

…y si nos preguntáramos: “Por qué emprendemos”? descubriríamos algunos motivos que creíamos no tener.

…y si nos preguntáramos: “Con qué emprendemos”? tal vez tendríamos que enumerar una serie de recursos de nuestra personalidad que van a incidir directamente sobre esa impronta personal que va a dejar traslucir nuestro proyecto.

Sólo reconociendo nuestras fortalezas, nuestras vulnerabilidades, los miedos y resistencias, podremos transformar esas “trabas” en “recursos” para un emprender teñido por nuestra historia y fruto de una enorme satisfacción.

>Si vos, como Patricia, querés colaborar con contenido para la sección de Colaboraciones de Socios, escribinos a miembros@asea.com.ar.

> Sumate gratis a ASEA, una asociación por y para emprendedores, haciendo click acá.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.