4 principios para validar cualquier prototipo

Agustín Schelstraete
Jan 14 · 6 min read

Cuando iba a la universidad durante el segundo año de mi carrera tuve una idea: quería crear una plataforma donde la gente pueda compartir y guardar videos e imágenes que los inspiren. El proceso era simple: el usuario se creaba una cuenta y automáticamente podía subir imágenes tanto de la web como de su PC, marcar posts de la comunidad y dejar comentarios. Un poco familiar, no? Seguí leyendo…

Invertí dos meses desarrollando el MVP a partir de un template premium de Wordpress (si, eso dije) y adaptando cada funcionalidad a la idea y diseño que tenía en mente. 12 horas de duro trabajo todos los días durante los 60 días de mis vacaciones de verano.

Cuando terminé con el proyecto me reuní con un amigo en una cafetería para mostrarle el prototipo. Le describí la idea con mucho detalle e inmediatamente comencé a mostrarle todas las funcionalidades de la plataforma.

– Qué opinás?
– Me gusta la idea, parece interesante. Me recuerda a un nuevo sitio que descubrí hace poco. Escuchaste hablar sobre Pinterest?
– Mmm, no. Qué es?
– Es como esto que hiciste. Una plataforma para almacenar y compartir imágenes que te inspiran.
– En serio?
– Si, en serio 🙃
– 🙃

Lo que resultó de esta experiencia terminó siendo uno de los mayores aprendizajes de mi carrera: para poder crear productos de valor es importante enfocarse en la validación de la idea lo antes posible.

Nos han hecho creer que las ideas equivalen al 80% del éxito de cualquier proyecto o empresa y que nosotros somos los afortunados de recibir semejante revelación. En la práctica, no hay nada más alejado de la realidad. Si querés transformar una idea en una solución valiosa para las personas el primer paso es respondiendo a las preguntás más críticas del proyecto a través del prototipado y testeo con usuarios reales.

“Ideas are cheap. Execution is everything” — Chris Sacca. Former Investor Twitter, Instagram, Uber

Antes de construir cualquier producto es necesario que antes aprendamos del mercado, el problema que estamos intentando resolver y su audiencia. Un prototipo te permitirá responder a estas preguntas sin comprometer tu tiempo y esfuerzo.

01. Comprender el problema a resolver

Comenzá estableciendo un objetivo a largo plazo y preguntate por qué estás llevando adelante este proyecto. La información que puedas recolectar de esta pregunta tendrá más sustento si invitas a expertos en el tema y recolectas sus perspectivas sobre el mismo problema.

Las conversaciones van a ser tu arma principal durante esta y todas las etapas del crecimiento de tu proyecto. Preguntale a los expertos sobre su visión del problema a resolver, investigaciones con usuarios que hayan hecho últimamente, cómo operan los procesos en sus áreas de trabajo y los últimos proyectos que realizaron. Intentá comprender los principales problemas y riesgos que enfrentan para tener una visión más amplia sobre el proyecto que estás llevando adelante.

Una vez que entendiste a dónde querés llegar con tu producto y recolectado información de los stakeholders de la empresa, podes transformar cada problema en una oportunidad. Ejercicios como “How Might We” te ayudarán a cambiar el enfoque de cualquier conflicto en un potencial desafío a resolver. Alguno de estos hallazgos te ayudarán a determinar el camino de tu prototipo.

02. Definir un target

El target puede variar con el paso del tiempo y eso está bien. Simplemente enfocate en el tipo de usuario que vas a impactar con tu solución AHORA.

Comenzá creando diferentes perfiles de personas sin caer en generalidades. Por ejemplo, si tu producto va a impactar en usuarios jóvenes pensá en su educación, rango de edad, círculos sociales y cómo es un día común en sus vidas. Tampoco se trata de ser muy específico sino de definir un nicho de usuario que te sirva para testear, medir y brindar valor.

Para refinar tu trabajo, considerá hablar con personas que se aproximen a cada perfil creado. Haceles preguntas abiertas para guiarte hacia una comprensión más profunda sobre sus preocupaciones y deseos. Recordá siempre escuchar más que hablar.

Una vez que termines con cada perfil seleccioná el que más relevancia tenga para tu producto. Este modelo de persona será el que vas a utilizar a la hora de testear tu prototipo.

03. Mapear el recorrido

Fuente

El Benchmarking es un gran ejercicio para detectar las mejores prácticas y performances de soluciones similares y que potencialmente competirán con tu proyecto. Invertí parte de tu tiempo comprendiendo las fortalezas de cada competidor y cómo podes sacar ventaja de otras soluciones que no necesariamente pertenecen a la misma industria de tu producto. Hacete la pregunta: ¿Cómo puedo mejorar lo que estás compañías ya hicieron?

Ahora que entendés el problema real a resolver, detectaste tu potencial usuario y contrastaste tu idea con productos similares para obtener buenas prácticas para aplicar, es momento de crear un mapa del recorrido que tu target necesita hacer para alcanzar su objetivo. Comenzá poniendo a los usuarios en un extremo, mientras que en el otro dibujá el objetivo final. Finalmente, creá un flujo para diagramar cómo el usuario va a interactuar con la solución.

04. Bocetar la solución

Photo by Kaleidico on Unsplash

Con todo lo anterior, ahora es momento de transformar todas esas ideas abstractas en algo tangible que las personas pueden evaluar y testear.

Bocetá todo lo que puedas. No seas preciso, no seas tímido, simplemente enfocate en diferentes formas de resolver el problema sin criticar tu ideas.

Existen algunas técnicas interesantes para desbloquear tu creatividad durante esta etapa:

  • El Four-Step Sketch de Sprint es un excelente ejercicio para poner a todo el equipo a trabajar.
  • 8–6–4–2 Rapid Prototype Method: La premisa de este método es el de bocetar durante 8 minutos, 6 minutos, 4 minutos y 2 minutos con intervalos de feedback de 2 minutos en el medio.

Con la ayuda de tu equipo es hora de elegir el boceto que mejor resuelva el problema de tu usuario para luego crear un prototipo con herramientas prácticas, rápidas y flexibles. No busques armar algo muy detallista, solo enfocate en la capa superficial del producto y asegurate de aplicar todas las etapas del mapa de recorrido que armaste anteriormente.


El objetivo de estos principios es de generar discusiones valiosas entre tu equipo para responder a preguntas críticas que te ahorrarán muchos dolores de cabeza y tiempo. En definitiva, creamos solucionar para ayudar a alguien a lograr algo (Problema ➝ Solución) por lo que al final todo se trata de las personas, sus preocupaciones y lo que podes aprender de sus experiencias.

Volviendo a mi experiencia personal, si hubiese sabido esto cuando iba a la universidad seguramente no habría gastado tantas horas de trabajo desarrollando algo que al final no iba a funcionar. Invertir una semana trabajando en estos principios para construir un prototipo sólido hubiese sido suficiente para poder testearlo con usuarios reales y validar la idea a partir de las necesidades de mi público.

Al final no se trata tanto de la idea como de lo que haces para que esa idea se haga realidad. En ese sentido, la validación de tu proyecto durante la etapa inicial de su desarrollo es un ingrediente fundamental para recolectar la información que necesitas para tomar las decisiones correctas.


Gracias por pasar. Si crees que este artículo te aportó valor por favor compartilo para que llegue a más personas. También me podes encontrar en Twitter o Instagram.

Agustín Schelstraete

Written by

Co-founder and Design Director at Sans Bureau & Co-founder at Shiftseven. www.sansbureau.com

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade