Así llueve

El autobus había arrancado. Llovía en mi corazón mientras miraba por la ventana, cuando vi un hombre acostado en el pasto al que la lluvia le estaba cayendo encima. Se detuvieron todas las ideas en mi cabeza e hice a un lado mi sentimiento para imaginar el suyo.

La vida nos llueve de tantas maneras — pensé — que el agua nos traiga lo mejor.

Puebla, 2017.

Like what you read? Give Astrid Púrpura Gutiérrez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.