Nos duele.

Nos matamos tanto. Con cada palabra, con cada gesto. Nos lastimamos hasta que sangramos e hicimos romper nuestra alma.

No sabemos que hacer, y mucho menos como hacerlo. Sabemos que nos amamos. Sabemos que estar lejos nos mata un poco mas cada minuto.

Pero… al parecer, ninguno de los dos sabe amar sin lastimar.

Ninguno aprendió a amar. ninguno supo construir sin que se desmorone todo en un abrir y cerrar de ojos.

Jamas supimos que paso, como se rompió, como se quebró o como hicimos sangrar nuestros cuerpos y nuestra mente.

Solo nos queda fluir en lo que creemos correcto. Y ver… si sobreviviremos un día mas.

Like what you read? Give Asunción Alegre a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.