¿Quién crees que soy? #searmopotentis #quetanlejosquieresllegar #7pvi

“Pocos ven lo que somos. Pero todos ven lo que aparentamos”.

Nicolás Maquiavelo.

Por ahí dicen que como te ves te tratan, lo cual es muy cierto. Después de este reto pude darme cuenta que vivimos en un mundo que te juzga por cómo te ves. Desde hace siglos existen estándares y categorías en las personas. El inicio de esta categorización es por mantener un status económico, de ahí parte todo. La suma de diversas características que reunimos de los pies a la cabeza nos denotan, y el cómo nos juzgaran los demás: hippie, vago, pandroso, fresa, mi rey, ricachón, naco, godin, etc.

Una vez vi un experimento en la ciudad de Morelia donde la una chica se vistió con dos atuendos diferentes (uno de pobre, muy desarreglada y otro chica joven arreglada, un poco sensual) donde se acercaba a las personas para pedirles dinero, el resultado fue que al segundo personaje le dieron más dinero.

Mis amigos y yo cambiamos un poco la dinámica del reto, donde el personaje se metía en su papel de pobre, oficinista o sucio. Uno grababa a distancia y el otro se acercaba a una persona en la calle para decirle que observara a esa persona y nos contestara las preguntas de lo que creía de esa persona. Consideramos que acercarnos y preguntarle a una persona que creía de nosotros sería muy directo, que las personas no se sentirían cómodas o simplemente no nos contestarían con la verdad. Obtuvimos las respuestas que ya esperaba. A excepción de un par, claro.

Además de todas las características superficiales y de aspecto de una persona, su postura dice mucho, también sus palabras. Creo que estamos constantemente juzgando a las personas por cómo se ven. En realidad considero que la única persona que puede juzgarnos somos nosotros mismos, porque somos los únicos que nos conocemos completamente. Lo demás son criticas injustificadas y sin importancia. Prefiero mil veces tener una conciencia limpia sobre mi interior que tener una reputación buena por mi apariencia. En ciertos casos si hay que responder a las demandas de un buen aspecto al querer conseguir un trabajo o algo parecido, pero nunca olvidar quien somos en realidad y que una ropa es simplemente eso, ropa. Somos como un cuadro en blanco, nuestro cuerpo es una tela blanca, nosotros somos artistas y pintaremos aquel cuadro a nuestro antojo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.