Tenacidad antes que disciplina

Hace algún tiempo pude entrar a este mundo de emprendimientos, Startups, Gente que se cree cool, gente que si lo es, muy inteligentes o muy apasionados o muy disciplinados.

Considero que tengo pasión(mezcla entre amor y odio según Miguel Angel Cornejo, considero que lo mio es mas tenacidad, terquedad) y tengo que decir que esto de ser disciplinado es tan jodido como una piedra en el zapato, dejad que me presente como un tipo común(si se que soy especial, mi mami también me lo dijo alguna vez), no tengo talentos super desarrollados, no tengo una inteligencia mayor al promedio, menos tengo una inteligencia emocional adecuada, ¡me gusta estar solo!(la mayoría del tiempo), ¡Caray! como puedo ganar amigos o hacer un buen “networking”(algunos quizá me digan, entonces que carajos haces en ese mundo, pues soy tenaz y persistente, tan simple como eso).

Volviendo al tema de “la disciplina”, pasaron 3 años desde que pude ver(en mas de un lugar, también la escuche) la frase “la disciplina tarde o temprano vencerá a la inteligencia” y pude ver la luz, ¡Hey! yo puedo hacerlo, puedo ser disciplinado, ¿que tan difícil puede ser?, así que con disciplina podría ganar a muchas personas, hacer mas cosas, alcanzar mis sueños(¡porque no!).

Y lo intente tan alegremente, el golpe fue directo a mi realidad justo entre mi voluntad y mi optimismo, quizá si fuera hijo de padres rigurosos, que me hayan impuestos horarios, o quizá si fuera japones(disculpen, pero no tengo un amigo así de disciplinado, ni menos conozco un japones).

Soy un simple mortal, con padres que dieron todo, literal todo, sus sueños, sus almas, sus vidas solo para educarme, trabajando todo el día, yo tenia mi libertad, con una buena infancia, no era un crio despistado, habían reglas como en cualquier hogar y la que mas me sirvió fue “diferenciar lo que esta bien de lo que esta mal, tratando de no dañar a los demás”, aun rige en mi vida.

Todos los de esta burbuja del emprendimiento sabemos de tipos como Steve, Bill, Mark, Larry y muchos mas de los cuales nos inspiramos, conocemos de su éxito, de su inteligencia, de su talento, también sobre su disciplina y su pasión(en esas dos ultimas trabajo, muy duro).

Soy uno mas de ese montón que sueña con tener una vida mas que un empleo, alguien que trata de hacer un poco mas en su día, algo mas en este mundo lleno de distracciones y placeres, lleno de obstáculos, y tengo la dicha de fallar y fallar y fallar, fallar en el intento de ser disciplinado… y por que os cuento esto, porque era el típico tipo que se decepcionaba, el que se sentía mal por fallar, el que no se daba el merito por intentar, sin darme cuenta que al intentar estaba haciendo algo mas que los demás(quizá sea insignificante mi esfuerzo para algunos), fui perseverante, tenaz y terco, si todos los días fallaba, todos los días me decepcionaba y todos días lo volvía a intentar, tal cual como suena.

Después de 3 años me pude dar cuenta que hay cosas que logre, cuidar mi alimentación, dormir mejor y bien, tener tiempo para trabajar, para entretenerme, hasta solo para pensar, y aun así todos los días lo sigo intentando, ser mas organizado, mas disciplinado, ser mejor que el día de ayer, solo por eso por ser constante y perseverante.

Por supuesto que hay días que fallo, que duermo mas, que me descuido o no tengo ganas de hacer nada, y es tan difícil lograr tu cometido cuando no tienes esa costumbre, pero soy la prueba viva de que no es imposible, de que intentar no es complicado si simplemente lo quieres hacer, construir hábitos para tener costumbre para crear cultura.

Cada día trato de ser mejor, ¿tu porque no podrías superarte a ti mismo?.