Tres emprendedores mexicanos planean llevar la bandera del país a la Luna

Nota publicada originalmente en el portal Ventura México

Tres jóvenes mexicanos tienen la mirada puesta en la Luna. Luego de consolidarse como casos de éxito en sus respectivas industrias, los fundadores de Ingenia, Solben y 3D Robotics se encuentran desarrollando un proyecto aerospacial, que entre otras cosas pretende poner en órbita un telescopio y, eventualmente, llevar la bandera de México a la Luna.

Daniel Gómez Íñiguez de Solben, Jordi Muñoz Bardales de 3D Robotics y Pablo Hernández O’Hagan de Ingenia, anunciaron que a través de su organización México en la Luna A.C., crearán una institución de investigación encargada de desarrollar la tecnología necesaria para los vuelos espaciales, aprovechando el talento mexicano.

De acuerdo con Muñoz Bardales, fundador de 3D Robotics, la empresa más grande de fabricación de drones en Estados Unidos, el plan comenzará con diseñar y enviar al espacio satélites pequeños como prueba. En una etapa posterior, lanzarán un telescopio parecido al Hubble, aunque de menor tamaño, pensado para facilitar el trabajo de científicos de la UNAM o elInstituto Politécnico Nacional.

“No es sólo ir y plantar la bandera, es empezar a demostrar a los mexicanos y al mundo lo que esta nueva generación de emprendedores puede hacer en materia disruptiva y por el bien de la comunidad”, aseguró Gómez Íñiguez, fundador y director de Solben, una empresa líder en la creación de biocombustibles que para este año proyecta vender más de 46 mil litros de biodiesel al día.

Durante su presentación en el evento Campus Night Entrepreneur Edition, Gómez Íñiguez relató que la idea nació luego de ver los esfuerzos en esa industria de figuras como Elon Musk con SpaceX y Richard Branson con Virgin Galactic.

“El camino es el know-how”, afirmó Jordi Muñoz al cierre del evento, “crear un equipo, instalaciones y con ese conocimiento vamos a desarrollar la tecnología necesaria para poder llegar a la Luna y poner la bandera de México”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.