Ojalá 2020 sea todo lo que no fue 2019

Hace tiempo que no escribo, y quería que mi próximo post fuese sobre como entrar en un proyecto Xamarín y no morir en el intento, pero como por ahora no siento que todavía pueda dar buenos consejos, va a hacerse esperar un poquito.

Mi 2019 (se aproxima tostón)

Probablemente no le interese a nadie, pero me apetecía hacer un balance de 2019. La razón es que no ha sido un año especialmente bueno. Y por varias razones, que muchos probablemente no sabréis:

Por salud, he estado muy enferma. Comencé estando de baja por una operación (había tenido un trombo en una hemorroide) que fue algo mayor de lo que creían. Curó mal y estuve muchos meses perdiendo sangre (recuerdo ir a Bilbostack el año pasado con mi cojín especial), a esto se le unió un colon irritable no diagnosticado que llevaba en apogeo desde el verano de 2018, pero que juntando todo hizo que pensasen y me comunicasen que podría tener cáncer. No fue una buena época, pero la sanidad pública fue eficaz y al final de muchas pruebas en Junio me dieron el diagnostico correcto. Desde entonces, vivo habituándome a mi colon irritable y a sus brotes, que en momentos de nerviosismo se acentúan.

Por una crisis profesional. Como sabréis, lo he contado en varias charlas, este año me he sentido una pésima profesional en varias ocasiones. No he recobrado todavía la seguridad en mí misma, pero si que soy consciente de mis fortalezas y mis defectos. Mis defectos, que hacen que no pueda considerarme una programadora senior, pero que realmente tampoco es algo que deba preocuparme, porque yo lo que quiero es ser un miembro de un equipo y aportar valor a mis compañeros, no ser quien destaque. Lo que realmente me preocupa es volver a sentirme ilusionada y motivada cada día en el trabajo, porque me he dado cuenta que quiero juntar mi faceta de doctora en Inmunología con el desarrollo de Software.

Por problemas familiares, este año cuando mi abuelo vino a verme al hospital tras la operación, tenía un dolor de garganta persistente y acabó yendo al médico. Tenía un tumor. Cuando lo operaron resultó ser un tumor enorme subcutáneo extendido desde el abdomen hasta las orejas (9 horas de operación y muchos meses en el hospital). Esto desestabilizó mi familia paterna y fue duro. Luego, en Octubre falleció la tía de Juanma de un infarto fulminante, una persona joven y tan buena persona que no os lo podríais creer. Con el impacto, la abuela tuvo un derrame cerebral y todavía sigue ingresada.

Por Peter. Este año me ha faltado alguien muy importante para mí. El 5 de Agosto, Peter (mi perrihijo, porque es la única forma de llamar al vínculo tan especial que teníamos) se desplomó en casa. Estaba ya muy delicado del corazón y de la cadera, pero no parecía lo mismo. El día 6 se levantó muy malito y ya no podía caminar ni moverse, el veterinario estaba de vacaciones y corrimos con él al hospital veterinario de Oviedo. Allí nos dijeron que tenía un tumor enorme que se había enmascarado con los problemas cardíacos, que o nos lo llevábamos a morir en casa o podíamos darle una muerte sin dolor. En ese momento tuve que tomar la decisión que siempre habíamos hablado, porque Juanma era incapaz de pensar, sólo llorábamos. Fue el momento más duro de mi vida, decidir que no volvería a casa. Puede que muchos no comprendáis el dolor, pero todos los días me acuerdo de él y habitualmente lloró en casa porque le echo en falta. Viajar se hace muy duro, porque le encantaba irse con nosotros a todos sitios y se me encoge el corazón.

¿Y qué hice este año para intentar superar todo esto?

Lo primero de todo fui a terapia. Necesitaba la ayuda de un profesional y me inscribí en terapia grupal. Me sirvió mucho, porque vi que no estaba sola, que había más gente que se sentía como yo. Para mi colon irritable me acostumbré a no tener una hora de entrada en el trabajo fija, y a que alguna vez tengo que ir al médico a ponerme una inyección o no poder trabajar ciertos días. También a que cuando viajo, tengo que ir con mil pastillas y que siempre tengo que tener un baño cerca (1 hora antes de nuestra charla en ngSpain estaba cortando una diarrea con Salvacolina y tomando calmantes para los cólicos). Es una realidad y es mi nueva realidad.

También cuando la ansiedad laboral era inmensa, pedí un cambio en el trabajo y me lo concedieron, desde entonces estoy tratando de recuperar la confianza en mí misma y sentirme una programadora del montón y no la peor de la oficina, aunque es un proceso largo en el que lucho cada día. Respecto a la parte de recuperar la ilusión, este mes he barajado dos opciones dentro de Sngular: irme a EEUU o tratar de hacer un cambio de tecnología. Y me he dado cuenta de que yo lo que quiero es llegar a trabajar en proyectos bioinformáticos, así que trataré de conseguirlo algún día. Y ¿por qué dentro de Sngular? Pues porque es una empresa que ha demostrado que confía en mí, una empresa con unas buenas condiciones y que me apoyan. Y, no es tan habitual que desde el departamento de People, se vuelquen así con alguien que está en una sede totalmente distinta, por eso tengo que agradecérselo mucho.

He pasado mucho tiempo en hospitales y también un fin de semana horrible en un tanatorio. He tratado de hacer compañía a mi familia, y de ser un punto de desahogo para ellos, aunque muchas veces ya no tuviese fuerza.

Me he volcado más en la comunidad, han sido mi apoyo, me han distraído y me han aportado muchos conocimientos. Sin la comunidad no sería capaz de ver todo lo que me queda por aprender. He conocido a referentes, desvirtualizado amistades de Twitter y asistido a grandes charlas. He aportado mi granito de arena hablando de JavaScript of Things y también de programadores del montón. En AsturiasHacking en especial, tengo a grandes profesionales que me apoyan y a los que admiro.

También he mentorizado, en STEM Talent Girl y en TechSHEssions, descubriendo tanto talento que he flipado. Espero poder seguir haciéndolo y poder seguir aportando mi granito de arena.

Mis objetivos para 2020 y Diciembre de 2019

Diciembre 2019

Para empezar hoy me voy de puente y no voy a programar ni nada. Necesito unos días de desconexión y sin horarios, ¡allá vamos! Luego comenzaremos a recopilar las historias que nos habéis mandado y crearemos el libro gratuito y sin ánimo de lucro de: Programadores del montón.

Tengo además dos reuniones pendientes que me importan mucho, una de AsturiasHacking y otra sugerida por Daniel Carral, en la que nos juntaremos varios miembros de la comunidad para ver si se arranca un proyecto bonito e ilusionante en Asturias.

Año 2020

  1. Este año, de mis vacaciones voy a destinarme para viajes personales 12 días (el doble que el año pasado): voy a ir a New York y espero que la economía me permita ir a DisneyLand París, a los estudios de Harry Potter y, a Roma por nuestro décimo aniversario de boda (y 20 años juntos).
  2. El resto de días de vacaciones (11) los invertiré en eventos y días para actividades sin ánimo de lucro. Esto quiere decir que trataré de ir a un máximo de dos eventos fuera de Asturias al mes, siempre que sean en fines de semana, aunque normalmente será sólo 1. Tengo una lista de imprescindibles que cada día aumenta más : BilboStack, 11 Febrero (tengo dos centros apalabrados), T3chfest, Informática para Todas, WTM, JsDayES, LechazoConf, NgSpain, NetConf Barcelona, TarugoConf, Codemotion, CommitConf… Espero poder asistir a todos los que mi economía me permita, porque es algo que disfruto mucho.
  3. Seguiré enviando propuestas para los C4P, me encanta comunicar y compartir, aunque sé que algún día mis propuestas dejarán de ser interesantes y que no siempre tendré la suerte de poder ser ponente en eventos.
  4. Quiero seguir mentorizando y ayudando a otros, espero poder hacer mas actividades sin ánimo de lucro y sin ninguna repercusión para mí, salvo ayudar a alguien más.
  5. Me gustaría que la AziNews siguiese resultando interesante y seguir con ella, y a lo mejor llegar a convertirla en podcast.
  6. Dejar de agobiarme por semana con cosas a hacer y simplemente leer, pintar, jugar a videojuegos, o ver Netflix. Ya tendré tiempo los fines de semana para programar y aprender nuevas cosas. Al final por semana, siempre acabo agotada por el colón irritable y lo que mi cuerpo necesita es sofá, mantita y relax y eso le voy a dar.
  7. Viernes de cita, seguir manteniendo el salir fuera a cenar, al cine o a pasear, como cuando estábamos solteros.
  8. Voy a adentrarme en el mundo del Data Science, tengo un pet project en mente para este verano, y creo que es el camino para llegar a trabajar en proyectos bioinformáticos. Ya me han ayudado un montón Jose Luis y Cristina de Sngular, y comenzaré por unos cursos de Python que me han recomendado. Si veo que progreso, trataré de buscar un cambio hacia ese área. Si todo sale bien y luego resulta interesante, ¡os lo contaré el próximo otoño donde me admitan!
  9. Espero poder seguir ayudando en AsturiasHacking, y que la Asturias NetConf salga fenomenal. Para mí aportar mi grano de arena en Asturias es fundamental.
  10. Diría que iba a tratar de hacer deporte, pero para ¡que nos vamos a engañar! Lo que sí quiero es conseguir que los que me rodean sean mas felices.

Si has llegado hasta aquí, siento este tostón de verdad. Espero que eso no haga que dejes de leerme.