Por qué tienes que ir al próximo Lechazoconf.

Seguro que aquellas y aquellos que nunca hayáis asistido penséis que es un evento más. Yo llevaba dos años perdiéndomelo y este año me propuse no faltar y estas son las razones que en mi opinión lo hacen único:

  1. El ritmo del evento, es algo difícil de conseguir pero es un evento que fluye. Te sientes agusto, no te cansa, y los descansos llegan en el momento justo. Además la combinación de las distintas duraciones de charlas hacen que fluya muy bien.
  2. El nivel y temática de las charlas. “Un acierto y un fracaso” es el lema del evento y en él, grandes referentes vienen a contarnos que fallos han tenido con absoluta sinceridad y a ayudarte a conseguir tus objetivos. Puedo deciros que Ángelica Lozano y Maria Berenguer estuvieron maravillosas como siempre, son dos grandes referentes que siempre aportan muchísimo con cada charla y cuando las publiquen no os las perdáis. Carmen Bermejo, Raquel Perez, Jose Manuel Navarro, Saul Diez Guerra, Carlos Sanchez y Samuel Lown aportaron mucho valor y consejos muy útiles, siendo como son grandes referentes. Para mí, mi descubrimiento personal fueron Reinaldo Aguilera e Iñaki Arrola, sus historias me maravillaron y marcaron, sobre todo por su gran sinceridad. Y por último, Inés Huertas que es siempre una delicia escucharla pero se quedó sin tiempo. Por favor, que alguien le dé un slot de 2 horas a esta gran profesional para que pueda contarnos la charla entera y podamos verla o escucharla.
  3. La exquisita organización y es que, desde Cylicon Valley se nota que le ponen mucho cariño y que hay grandes personas ahí detrás. Había agua siempre disponible, varios cafés, la información que nos llegaba a los asistentes era precisa y adecuada… vamos un 10.
  4. El lugar excepcional, que enlazo con la maravillosa ciudad. Valladolid me ha encantado este año que la he descubierto y tengo ganas de volver en otra escapada para recorrerla con tiempo y descubrir sus rincones.
  5. La bolsa de asistente siempre es genial. Yo destacaría la camiseta que es preciosa y los calcetines que son geniales. Dignos de hacerse con ellos.
  6. La comida, que evidentemente tenía un aspecto alucinante. Me confirma Juan Manuel que estaba deliciosa, no sólo el lechazo sino los entrantes y el postre. Yo esta vez estoy con una dieta restrictiva previa prueba médica y sólo pude contemplar y conversar.
  7. El networking que se genera es como el evento, pausado y muy agradable. Pude saludar a multitud de gente, darle un abrazo a Raúl GM, y compartir el evento con Jonathan, uno de esos grandes profesionales majos que tiene Asturias.

Me voy pensando en cogerme la entrada de 2020, con un montón de buenos consejos en la cabeza y una sonrisa. Es además uno de esos eventos que te motiva a ser mejor profesional y llegar algún día a poder estar en ese escenario compartiendo experiencias. En mi caso ya son dos: este y Bilbostack que seran referentes para mí como asistente y como organizadora.

Así que ¡enhorabuena Cylicon Valley!

Espero que esta publicación te haya sido útil. Si es así, por favor, dale un voto positivo y compártelo en tus redes sociales. Si lo deseas, puedes encontrarme en Twitter y en Linkedin