Fluir, Soltar, Brillar: Sharad Navratri

Image for post
Image for post

“Los momentos sutiles, prístinos y femeninos, se deslizan en el vaivén de las olas de la expresión, creando un mosaico digno de ser vivido, en este universo del presente y del futuro…”

- Rashmi Pitre

Parece ser que, inmersas como estamos, en esta dinámica de orden global, hemos olvidado un poco lo importante que es la transición entre estaciones, cómo nos conectamos con la naturaleza a través de los tiempos que establece nuestro planeta Tierra, qué cambios surgen y de qué nos proveen. Afortunadamente, Navratri llega para recordarnos, lo importante de la ciclicidad manifiesta en los elementos,que también son los nuestros, nuestros elementos, los que nos conforman.

El comienzo de la primavera y el principio del otoño, dos etapas de transición importantes a nivel climático y solar, son también, períodos de cambio e inmersión bastante significativos. La primavera nos hace renacer y soltar lo que acumulamos en invierno, para poder comenzar a construir un nuevo ciclo de fuerza y plenitud; el otoño en cambio nos incita a interiorizar, fluir y liberar lo que nos pesa y necesita renovarse, como las hojas de los árboles que caen. No es coincidencia, que ambas épocas sean consideradas el tiempo propicio para cultivar la adoración del poder femenino de la divinidad, concebida en el hinduismo como Shakti. Y es precisamente de eso, de lo que se trata Navratri.

Navratri es una palabra en sánscrito que significa “nueve noches”, y que marca los nueve episodios de adoración a la energía Shakti, la Madre Divina, Durga. Esta celebración es cíclica y se celebra con propósitos diferentes en ambos periodos (primavera y otoño). Maha Navratri tiene lugar en el mes de Ashwin, principios de la primavera, mientras que Sharad Navratri ocurre en el mes de Asvina, a principios del otoño.

Sharad Navratri, celebración que corresponde por temporalidad a esta ocasión, comienza el próximo 17 de octubre y concluye el 25 del mismo mes con Dussehra… pero eso es otra historia. Lo importante ahora, es esclarecer el significado estacional, y particularmente de índole femenina, que adquiere esta festividad.

Es a la Diosa Madre a quien se celebra, en cualquiera de sus advocaciones, Durga como un todo, pero también Bhavani, Chandika, Ambika, Gauri, Kali, Parvati, Lalita Tripurasundari, Lakshmi, Saraswati, Chamundi, Mahishasuramardini al mismo tiempo, los diez aspectos principales de Durga, llamados dasa mahavidyas; y Shakti en su representación energética, como principio femenino de creación y cambio, tal como la primavera y el otoño, pero también con contraste y dualidad, siempre unida a su contrario que es el principio masculino representado por Shiva, conciencia y percepción, necesarias para la transición armónica.

El factor femenino es preponderante en esta celebración porque venera la hazaña mítica de la Diosa Durga, quien según el Mahabharata, vence a los demonios y a Mahishasura en nombre del bien, pero esta anécdota adquiere un significado profundo en su conexión con la manifestación del poder de las mujeres en todas sus acepciones. Navratri recupera el concepto dualista masculino-femenino y la influencia que ejerce en cada uno de nosotros, a través de Purusha y Prakriti, elementos desarrollados por la filosofía Sankhya y que hacen alusión al poder creativo del universo.

Prakriti se define como una entidad activa, cambiante, terrenal y eterna, la representación de lo femenino, capaz de crear a través de sí mismo el mundo entero, mientras Purusha representa el principio del espíritu o conciencia pura, es decir, el elemento masculino; ambos necesarios para dar razón a la existencia en sí misma, independientes el uno del otro, pero infranqueables en su unión. El icono del Ardhanarishwara, Shiva-Shakti es una representación gráfica de esta unión de fuerzas divinas, presentes en ambos cambios de estación.

Durga es adorada como la fuerza divina y el poder cósmico que rodea a la creación del universo, que se mantiene activa e inmanente; por lo tanto, Navratri celebra a través de Durga Puja, la capacidad de renacer, crear, fluir, soltar; pero también la habilidad de proteger, de destruir las fuerzas del mal como el egoísmo, los celos, el prejuicio, el odio, la ira y el ego.

Se añaden también las tres cualidades del poder femenino a través de los gunas: Tamas, Rajas y Sattva (representadas en el hinduismo por Durga, Lakshmi y Saraswati), que constituyen nuestro proceder en la vida y son esencia de ella… Tamas es ignorancia, oscuridad e inercia, Rajas es actividad, movimiento, codicia y deseo, y Sattva es trascendencia y luz, cualidades que nos corresponde mantener en equilibrio para esclarecer nuestras percepciones y gozar nuestra estancia en esta vida a través de la conciencia divina. Y es que no es necesario suprimir alguna sino moderarlas todas, para así, proveernos a nosotras mismas de un potencial inigualable, que al igual que Druga Maa, es capaz de transformar lo frío en luminoso y lo seco en sneha, aceite, amor y vida.

Sharad Navratri se celebra en varias partes de India durante nueve noches y diez días, periodo en el que las mujeres creyentes purifican su cuerpo con ayunos, y su alma con pujas, ofrendas a la Diosa y la energía divina, cantos, bailes y desfiles. La luz que se enciende en el altar de cada casa y cada templo, guía el camino de justicia, bondad y protección que otorga la luz de las mujeres; y su poder de manifestación se traduce en transformación que perdurará y fortalecerá los cuerpos y las almas el resto del año, hasta que nuevamente, en ese ciclo interminable de renacimiento, florezca con la primavera el gozo y la adoración por la vida.

Sharad Navratri ha llegado para recordarnos nuestra conexión con el ciclo natural de las cosas, con el viento, el sol tenue y las hojas que se desprenden de los árboles. Navratri borra la conciencia individual y universal, elimina el sufrimiento, el dolor, y nos susurra en sus rituales y sus cantos, que nosotras tenemos el poder de crearnos, de generar paz, justicia y sattva, que es la felicidad.

Por

Mitzi Julio Arguijo

Es licenciada en Letras Latinoamericanas por la Universidad Autónoma del Estado de México. Ha colaborado como correctora de estilo en el Centro de Investigación Multidisciplinaria en Educación, y en la Dirección de Protección al Ambiente de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Actualmente es traductora y correctora de estilo en www.spanishbolo.com y www.bailabollywood.com

Written by

BailaBollywood trabaja sobre la misión de ofrecer al mundo hispanohablante una experiencia de primera mano a la música india 🎶

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store