Yo no debo…

¿Te encuentras bien?, ¿Por qué lloras?, ¿Qué te preocupa?, puedes contármelo. No escucho con frecuencia esas palabras, y no, no es porque sea una persona solitaria, sin amigos o familia; al contrario, tengo grandes amigos y una gran familia que me quiere y se preocupa por mí; es solo que mi personalidad no deja que los demás se preocupen.

Soy alguien a quien no le gusta mostrar sus sentimientos. El hacer eso significa una debilidad, la cual, no tengo el lujo de darme.

Debo ser responsable.

No debo decepcionar a nadie.

Tengo que ser alguien.

El precio de alcanzar mis “sueños” son la decepción, la soledad, y el antisentimentalismo.

No debo enamorarme.

No debe gustarme nadie.

No creo en el amor.

Pero, el verla a ella, sufriendo, a causa tuya. Me hace recordar lo débil, frágil y sentimental que soy.

Finjo fortaleza frente a ella, mientras le pregunto: ¿Te encuentras bien?, ¿Por qué lloras?, ¿Qué te preocupa?, puedes contármelo. Ella se aferra a mí y llora en mi hombro y eso me hace sentir la peor persona del mundo.

¿Por qué?

Porque te quiero a ti.

Pero yo debo ser responsable.

No debo decepcionar a nadie.

Tengo que ser alguien.

Yo no debo enamorarme.

No debe gustarme nadie.

Yo no creo en el amor.

Yo no debo de quererte; pero aun así, lo hago.

0",�+�P 

Like what you read? Give Just Another Girl a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.