Thoughts of a girl 2

Tengo un granito en la nariz, no voy depilada y me he mirado las uñas, me han dado grima y he dicho: ya no me las muerdo más. Estaría bien que los lunes se quedaran solo en eso, en decidir un objetivo, cumplirlo, y sentirse interiormente realizado. Pero no sabría deciros cuanto ha durado ese pensamiento. Inconscientemente una hora después, me he visto los dedos casi sin uñas, y eso que pensaba que ya estaban fatídicas, pero no. Ahora si que lo están, que uno de los dedos me duele hasta el pulsar las teclas del ordenador, oh my god, eso es pasarse.

Y me doy cuenta de esa manera, como el otro día que lo hablaba con alguien, que escribo totalmente con los diez dedos de la mano, bien colocados prácticamente, qué bien hubiese ido mi vida en la antigüedad: secretaria personal, escribe de diez en el ordenador, y es una crack con los detalles. Dejémosnos de ojalás. Y vamos a aprender idiomas, sí, ese es el tema de hoy, y que yo sepa, dicen que para vivir bien y feliz, solo hay que pensar en el hoy. (Ojalá!)

Y sí, señores, esa es una de mis manos, midiendo las baldosas de la cocina, porque estar de obras, desquicia a little bit.


Barbarina

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.