¿No la oyes?

Explota como rayos de nieve a tu alrededor,
 escucha con ramas de olivo,
 bebe de las uvas que pasan volando,
 es el zumbido grato de los silencios,
 ¿no los oyes?
 La incólume sensación que aroma los pasos en la hierba,
 a piel desnuda,
 abiertas las grietas de las manos dispuestas;
 ¿escuchas que cruje de la noche la memoria?
 ¿No la oyes? Espera, detente en el espacio
 que horadan las tormentas,
 espera en la amígdala del conocimiento,
 y en la última de las letras de las últimas palabras en las últimas frases
 ensancha la vista del tiempo y el sueño.
 ¿No la oyes?
 Es la vida que pasa,
 a ráfagas, continua,
 sin prisa en la velocidad de cielo,
 la vida que se agosta de ser perseguida,
 que se vive cuando se inflama;
 tu vida, que no soporta el andarse sola.

Imagen por: Hengki24


Originally published at Bardulias.