Y a contraluz

Desde qué tremenda distancia,
 al terminarse,
 entre la flora gris que brilla,
 revuelta,
 al agitarse la luz
 en oblonga refracción
 de tu sombra perfecta.
 Desde el tercer nivel
 de un cuerpo expuesto,
 ya no se mira,
 que lejos,
 que entre la niebla
 agitan tus heteróclitos segmentos.
 Desde tu espalda el sol,
 la ventana muerta
 a la mañana blanca;
 desde tu perfil el mundo,
 eléctrico,
 magintud exacta de la cadencia
 en traslación,
 y un refuerzo extraño,
 visión fantasmal,
 aúrea,
 de un ensayo a contraluz:
 repitiéndose.

Y a contraluz, repitiéndose;
 y a contraluz, repitiéndose;
 y a contraluz, sin voz,
 sin distancia cierta,
 la luz, apagándose.


Originally published at Bardulias.