¿Qué ganamos?

Meses atrás, cuando supimos de su decisión de participar en una contienda política, anticipamos que el escenario se antojaba complicado. Incluso de cierta manera, tratamos de desalentarlo. Más sin embargo, al menos a mí, algo siempre me quedó muy claro: Su lucha no iba a ser en vano.

Muchos piensan que la política es sucia. Me incluyo. Y la creemos así porque la historia nos ha enseñado que la mayoría de las personas que la ejercen, lo hacen con el mero propósito de servirse de ella para obtener un beneficio personal. Nos parece inconcebible que existan individuos que en verdad tienen deseos de usarla para propósitos distintos. Por razones obvias, ya que atentan con su modo de vida; los políticos de siempre, y los que de alguna u otra manera se benefician de ellos; a ese tipo de personas las llaman locos, radicales, y peligrosos. Otros tantos, los llaman soñadores de causas perdidas. Yo prefiero llamarlos luchadores incansables del bien común.

Hoy con toda honestidad puedo decir que ganamos.

Ganamos como familia, porque a pesar de pensar distinto y a veces estar distantes, seguimos constatando que no hemos perdido la capacidad para unirnos más que nunca por las causas honestas y justas.

Ganamos y refrendamos verdaderas amistades; ya que hoy las sabemos distinguir de aquellas que solo rondan por conveniencia.

Pero sobre todo, ganamos como comunidad. Porque hoy nos dimos cuenta que con tan pocos recursos, pero con mucho trabajo y harto amor por nuestra tierra, se puede hace algo muy grande: Despertar conciencias.

No me desanimo. Hoy se sembró la semilla de la esperanza, y estoy seguro de que en un futuro muy cercano, vamos a ver los frutos de ese inmensurable esfuerzo.

Gracias por enseñarnos que cuando la política se hace con ideales arraigados en los valores, y no como un deshonroso vehículo para enriquecerse; se convierte en un instrumento válido y poderoso para intentar cambiar el rumbo de una ciudad, un estado, o un país.

Te quiero, te admiro, y me siento orgulloso de ti, papá.

Nunca te rindas.

Like what you read? Give Barusch Benitez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.