¿Piensas votar en blanco el #22M?

Te pido que antes leas esto:

Si eres de Córdoba y de ese 5,3% que, según revelaba ayer el CIS, manifiesta su intención de votar en blanco en esta provincia en las próximas elecciones al Parlamento Andaluz, permíteme que te pida que leas lo que sigue:

Según la ley electoral, tu voto en blanco -que sólo podrás emitir en forma de sobre vacío para que sea tomado como voto en blanco- no será contabilizado a la hora del reparto de escaños. Será contabilizado, en el recuento de votos emitidos, como voto válido, pero ya está; en una especie de juego de trileros, de ilusionismo -ahora está y luego no está-, se publicarán los datos de votos blancos emitidos pero no tendrán valor ninguno, no contarán entre los votos que se tendrán en cuenta en el reparto de escaños mediante el sistema D’Hondt, pues en ese punto, como puede verse en ese enlace, ya sólo valen los votos a candidaturas, sólo esos.

Precisamente por ello, por esta diferencia de valor que la ley da a la voluntad de quienes por las razones que sea votan en blanco, respecto de la de quienes votan a candidaturas, es por lo que nació la iniciativa, hoy ya partido desde 2010, Escaños en Blanco (en Twitter @escanosenblanco y en Facebook escanosenblanco).

Escaños en blanco es un partido-herramienta con el fin, y único punto de su programa electoral, de no tomar posesión de los escaños que consiguiesen con su candidatura; es decir, hacer de canal, de artificio si se quiere, para que quienes iban a votar en blanco sin que su voto valiese, consigan, votando a este partido-herramienta, que su voto tenga así, en base a la ley electoral vigente, el mismo valor y representación (escaño vacío, en este caso) que los votos emitidos a cualquier candidatura.

La ley electoral se lo pone además difícil a los partidos pequeños; se sea un partido pequeño o uno grande, las exigencias de nº de candidatos a presentar por provincia (tantos como diputados correspondan a esa provincia más 4 suplentes, es decir, mucho para un partido pequeño) son las mismas; sin embargo, los partidos grandes -con representación previa, pero aún por determinar hasta que no se vote-, y a pesar de que sería obligada la igualdad de oportunidades, cuentan con subvenciones que no tienen los pequeños. Por ello, todo lo que encontraréis difundiendo y publicitando el partido Escaños en Blanco será, como mucho, mensajes más o menos rudimentarios como este, o bien reparto de octavillas pagadas por quien haya querido dedicarlo a eso en vez de a unas cañas, o modestos actos con el fin de explicar una ley electoral cuyas disfunciones no se conocen en toda su amplitud y efectos provocados, o por algún vídeo hecho con los recursos justos, o por tuits o posts escritos también con ánimo explicativo o de que este partido y eso para lo que se ofrece pueda llegar a ser conocido por más personas. En todo ello suele ir invertido más tiempo del que a cada uno de los voluntarios le dejan sus ocupaciones y vida personales. Y mucha ilusión por un sistema mejor, democrático, que se vaya construyendo con la participación o el voto de todos continuamente.

Para estas elecciones del 22 de marzo al Parlamento Andaluz, el esfuerzo contra reloj de un grupo de personas -en añadidura, el adelanto electoral y la premura con la que se han convocado estas elecciones no viene precisamente a ayudar a los partidos que no tienen infraestructura ni cuentan con personas que se dediquen a esto en exclusiva-, y gracias a que se han encontrado los voluntarios para formalizar la lista como requiere la ley electoral, se ha conseguido finalmente presentar candidatura del partido Escaños en Blanco por la provincia de Córdoba. (En otras elecciones, como ha pasado en anteriores, se intentará sacar candidatura por todas las provincias que sea posible.)

Esto, aunque a los ajenos no se lo parezca, es importante porque en las pasadas elecciones europeas (2014), 1664 personas votaron al partido Escaños en Blanco en Córdoba, sin ir más lejos. Estas personas, u otras, no podrían votar ahora lo que quieren si no se hubiera contado con esos voluntarios para formalizar la candidatura.

Por ello, los cordobeses tendremos la oportunidad, si queríamos votar en blanco o no nos sentimos representados por las demás candidaturas que optan, de que no se pierda nuestro voto como se pierden los votos en blanco y las abstenciones cuya causa sea la misma.

En los colegios electorales de Córdoba encontrarás 15 papeletas, correspondientes a las 15 candidaturas que finalmente han podido ser proclamadas en esta provincia. Una de ellas es la del partido-herramienta Escaños en Blanco.

Ese día, si vas a votar, las posibilidades que se te presentan son estas:

  1. Algún otro partido te convence. Si tienes esa suerte, vótalo, y nada más que añadir aquí.
  2. Ningún partido te representa, pero quieres participar en las elecciones, como uno más. Dos posibilidades que a su vez se derivan aquí:
  • a) Votar en blanco y que por tanto tu voto NO cuente. Tus razones, y muy respetables, tendrás para renunciar así al valor efectivo de tu voto. Para que tu voto sea contabilizado como quieres, como voto en blanco, válido pero que NO cuente, deberás votar con un sobre vacío, que es lo que atribuye la ley como voto en blanco.
  • b) No te representa ninguna candidatura ni tampoco quieres que tu voto NO cuente. Es entonces cuando lo que puedes hacer, si quieres, es votar la candidatura de Escaños en Blanco. Todo escaño que consiguiera no se ocuparía, lo que incluye renuncia a todo tipo de beneficio, económico o de otra índole, que conlleve el cargo conseguido. Si te rebelas ante que elegir “mal menor” sea lo único que se te deja para poder verte “representado”, si no quieres que quien no le corresponde se quede con la parte de representación que te corresponde a ti -como nos corresponde a cada uno en una democracia, en la que el poder emana de todos y cada uno-, si no quieres, en suma, que nos gobierne un Parlamento de representatividad distorsionada y falseada por no valer todos los votos igual en el reparto de escaños al no contar en ello los votos en blanco… por y para todo lo que se describe aquí, tienes la opción para la cual se creó este partido: puedes escoger la papeleta de Escaños en Blanco, meterla en el sobre y votar sabiendo así que tu voto -y tu voluntad-, emitido para dejar, de manera directa, escaños vacíos, ya cuenta como los de las demás candidaturas, tiene las mismas oportunidades, vale como lo de todos los demás votantes. Sabe además que son los únicos que a día de hoy han cumplido 100% su programa electoral: no tomar posesión de los cargos que han obtenido así, democráticamente, en los lugares donde han salido elegidos.

Y, en todo caso, gracias por haber dedicado tu tiempo en haber leído hasta aquí.

La candidatura de Escaños en Blanco por la provincia de Córdoba la forman las siguientes personas, afiliadas o no, y en todo caso voluntarias para que pudiera formalizarse:

  1. Doña María Del Carmen Carmona Delgado
  2. Don Rafael De Troya Bononato
  3. Doña María Lourdes Bellido Garrido
  4. Don Francisco Infante Lisarte
  5. Doña María Del Mar Díaz Polonio
  6. Don Manuel Elías Roldán
  7. Doña Alba García González
  8. Don Juan Francisco Aguilera Romero
  9. Doña Virginia López Preciados
  10. Don Francisco José Cortes De La Riva
  11. Doña Carmen María Valderrama Crespo
  12. Don Jesús Capitán Fernández

Suplentes

  1. Doña Margarita Salas Arenas
  2. Don José Aguilera Marín
  3. Doña María Del Carmen Ramos Barbero
  4. Don Rafael Castillo Camero

Un saludo y suerte a todos, a todos los votantes y a todos los candidatos de éste y de los demás partidos que han conseguido presentar candidatura.

Que el resultado de las elecciones represente, de verdad, la voluntad de todos y cada uno de nosotros, los votantes.

Beatriz Ariza Ayuso (@be_agua)

Voluntaria para ayudar a Escaños en Blanco en Córdoba