Hacedores. Eso son los “makers”

Licencia, patente… términos que para ellos no valen nada. Aunque se dedican a fabricar, a crear, a inventar. Son millenials, pero esa palabra apenas se pronunció durante la jornada. Se llaman Alejandro, Pablo, Rocío, David… y no es fácil averiguar en qué se parecen.

Los convocaba Google España, con la coordinación de Antoni Gutiérrez-Rubí, para la quinta Jornada TrendSpain. El título -Millennials, emprendimiento maker- podía hacer pensar en un encuentro de especialistas que hablan un dialecto incomprensible. No fue así. Por tres razones.

  1. La primacía de lo humano. Ya desde la presentación empecé a llevarme sorpresas. Por segunda vez en tres meses, alguien de Google me dice que no les importa más la tecnología que las personas. Estoy a punto de asumirlo; entre otras cosas, por la bienvenida que hizo Antonio Vargas. Nos explicó que el lugar donde estábamos había servido como fábrica a mi paisano, el cartagenero Isaac Peral (1851–1895), inventor del submarino. Un buen ejemplo para sostener que la tecnología no sería nada sin la creatividad humana. Y una casualidad que me ayudó a abrir más los ojos.
  2. Las esperanzas de un maker. Para los makers, lo mejor que puede pasar es que alguien tome lo que han hecho y lo mejore. Y que su prototipo dé mucho fruto. ¿Recordáis los árboles genealógicos que nos hacían estudiar en historia? En lugar de personas, poned hardwars, y os haréis una idea. César García Sáez habló de un nuevo modo de fabricar: digital y en red. Contó historias de personas con bagages y edades variadas, que crean y aprenden juntos.
  3. Una nueva tendencia: el desapego. ¿Por qué hay personas que prefieren un modo de trabajar colaborativo, por qué no les importa que sus obras acaben perdiendo su firma, su sello? Empecemos con Alejandro Escario (@aescariom). Trabaja como autónomo. Con el dinero que gana y el tiempo que le sobra, fabrica y exporta las piezas para instalar incubadoras de madera, por valor de 300 euros. Las primeras ya están funcionando en Sierra Leona. Reconocido por el MIT y participante en el StandfordMedicineX, no quiere ganar dinero con este proyecto y una de sus prioridades es descentralizarlo.

Makers: en qué se parecen y qué les distingue

Lo que les une es tan poco que se resume en un concepto: “makers”, lo que podríamos traducir como “hacedores”. ¿Pero de qué? De cualquier cosa, que implique tecnología y que sirva para hacer mejor la vida de los demás. Tienen ese deseo de “hacer algo” que cualquiera experimenta ante la injusticia, la pobreza, la corrupción. Pero lo hacen.

Esquematizo aquí algunas preocupaciones-motivantes, junto con sus resultados-proyectos

Excesivo precio de la vivienda-Home back home (enorme studio)

Entorno degradado en un barrio marginal — Las tres marías (enorme studio)

Alarma masiva por radiaciones en la costa este de EEUU — Conexión sensores + nube (Libelium http://www.libelium.com/)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.