Día 3

… Destellos saltaban de tu cuerpo como fuegos artificiales festejando su inmaculada belleza que no parece nadie mas apreciar como si fuera solo un fantasma esperando a que la pueda ver o talves estoy aturdido por este sol que recae en todo mi rostro. No puede ser posible que exista alguien como tú, ¡No eres real! ¡No lo eres! No puedes ser real eres otra alucinación ¡Otra alucinación! ¡Otra… Otra! Tengo que sentarme un momento -No lo pienso más y me siento en el suelo en medio de la avenida entre los autos- veo una sobra que me pregunta ¿Estas bien?