¿Amor?

Cuando era mas chica, pensaba que el amor era ese fenómeno en donde la química y la pasión se acomodaban para hacernos sentir “elegidos”. Ese amor básico que incluía celebrar los “cumple mes” cenando en lugares importantes. (porque carajos se festeja eso, estoy segura de que mis abuelos no lo hacían), regalarnos cosas para dejar por sentado el afecto del uno al otro y mandarnos mensajes larguísimos repitiendo cosas lindas del otro con un emoticón al final.. Casi una Coca en lata.. dulce y facilísima de adquirir. Nada más lejos del significado de amor que hoy conozco.

La vida tiene sus vueltas y Dios se caracteriza por su peculiar manera de enseñarnos las cosas a través de experiencias. En mi caso, me envolvió en una aventura hace un tiempo, la cual al inicio parecía ser una guerra, pero lentamente fui entendiendo que a medida que yo aprendía del amor, esta guerra se convertía en una de las mejores experiencias de mi vida. No te hagas la cabeza, no es la versión paraguaya de “Yo, antes de ti”, no tiene que ver con una pareja, y he aquí mi primer aprendizaje: el amor permea y sorprende manifestándose donde menos esperas.

Hoy entiendo que el amor exige mucho más que un corazón enamorado y una cuenta en Instagram que muestre solo parte de él, buscando ser aceptados en una sociedad que lastimosamente valora las cosas con una escala mediocre.

El amor hoy para mí, es hacer un esfuerzo por el prójimo en silencio, sin jactarnos de ello.

El amor es aceptar con paciencia los tiempos y la formas del otro sin irritarnos, aunque nosotros tengamos otros tiempos y otras formas.

Creo que el amor es impulsar al prójimo a esperarlo todo, aún cuando sentimos al igual que él/ella que no hay nada más por delante.

El amor impulsa a sacrificar tiempo y fuerzas de uno mismo para pelear contra la injusticia de otros.

El amor es convertirnos en ese amigo/a que alguien necesita para sentirse querido.

El amor es disfrazarnos de algo que no somos para convertirnos en el par de esa persona a quien mal se le enseñó que por ser diferente, es anormal.

El amor es intentar todos los días “el imposible” de alguien más a la par que el nuestro, para darle sentido a otras vidas que perdieron la esperanza y bajaron los brazos.

Para los que vivieron hitos que marcaron sus vidas, estoy segura de que coinciden conmigo en que el amor es lo menos parecido a una Coca en lata dulce y fácil.. y una vez asumido esto, este fenómeno nunca deja de ser.

P.D.: El amor nos da la posibilidad de cambiar vidas. Aprovechémosla.