Los 30 no se parecen en nada a lo que había imaginado
Ana Boyero
546

Tengo la extraña sensación de que te cruce en esos viajes imaginarios. ¡Si, la chica de la mochila de cuero marrón! También soñaba con muchas cosas. Pero tu reflexión final vengo yo a destruirla… me ha interesado al menos leer hasta el final tu escrito. Felicitaciones si es la primer vez, espero no sea la última porque pulsé FOLLOW. Un abrazo.

Like what you read? Give Berdugo Pablo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.