El otro lado
Patricia Rivas Lis
92

Noto que la autora hace un esfuerzo logrado hasta el final y es dejarnos como pegados al vidrio contándonos a través del hermano de 13 años lo que sucede a Ángela y a la familia, pero se guarda a pura técnica lo que le sucedió a Ángela. En tal sentido, creo que fue oportuno la escogencia de la primera persona para narrar la historia. Temí en algún momento (para quitarme la sospecha lo leí varias veces) que el escritor invitado estaba involucrado con lo sucedido a Ángela. Y digo “temí”, porque en principio los escritores me parecen buen@s tip@s, aunque algunos no lo sean. Sin embargo, rescato que tensó el relato en ese momento.

El personaje que narra la historia tiene una voz propia, acertada a las contradiciones y lógicas de su edad. Y pese a lo duro de la situación, es inevitable dejar escapar una sonrrisa por las ocurrencias del narrador.

A lo mejor sea una impresión, pero creo que el inicio del último párrafo está colgado. Parece que al narrador se le hubiesen acabado los rescursos para enlazar ese párrafo final. Así que para que el lector “no se despierte”, sugiero que sea pulido.

Gracias. Saludos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Blacho Diaz’s story.