Un atisbo de luz para la soledad

Acompaña-TÉ, un proyecto de la UMH, ayuda a reducir y prevenir el sentimiento de aislamiento en las personas mayores

Clase teórica del programa Acompaña-TÉ en las instalaciones de la UMH / Cedida por SABIEX

C lara tiene 82 años, dos hijos y es ilicitana de pura cepa. Se crío desde pequeña en el campo y empezó a trabajar como costurera y zapatera. Es la pequeña de sus tres hermanos y siempre fue el ojito derecho de su padre. A los 16 años conoció a su marido, el amor de su vida, como bien ella dice y se casaron. Pero hace cinco años esa persona que la acompañaba en este camino llamado vida, falleció. Clara quedó muy apenada, viéndose en un callejón sin salida. Ya no salía, estaba desmotivada y decaída. Poco a poco fue mejorando anímicamente, pero ya no era la de antes. Hasta que un día por una amiga se enteró de un nuevo programa que lanzaba la universidad para personas mayores que estaban solas. Nunca olvidará ese día.

El programa Acompaña-TÉ es un proyecto dirigido por SABIEX (Programa Integral de Mayores de 55 años de la UMH) en colaboración con el ayuntamiento de Elche que se ha diseñado con el objetivo de reducir o prevenir la aparición de los sentimientos de soledad y promover la participación social y la salud de las personas ancianas que viven solas.

Para lograr estos objetivos se ha desarrollado un Curso de Voluntariado Específico para el acompañamiento de personas ancianas que viven solas

La nueva esperanza

La soledad es un factor muy importante e influyente a la hora de envejecer. Según sea este grado o tipo de soledad, mejor o peor será el envejecimiento de una persona. Desde SABIEX, que es un programa integral para mayores de 55 años en la UMH y la promoción del envejecimiento activo y saludable, quisieron buscar una solución a una de las causas que más favorecía el envejecimiento negativo, la soledad. Aquí nace la iniciativa del proyecto Acompaña-TÉ, para intentar buscar un envejecimiento activo y fijar unas bases para conseguirlo a través de una tesis doctoral realizada por la profesora de psicología Raquel Lorente.

Para lograr estos objetivos se ha desarrollado un Curso de Voluntariado Específico para el acompañamiento de personas ancianas que viven solas y tienen sentimientos de soledad. El curso es gratuito y puede inscribirse cualquier persona de la UMH (Estudiantes, PDI y PAS). El curso tiene 50 horas distribuidas en dos partes:

Formación teórica: Son 25 horas de formación repartidas en seis sesiones teóricas, en las que se realizarán diversas dinámicas grupales y ejercicios en el aula. Esta formación se desarrollará en los meses de junio y julio.

Formación práctica: Son 25 horas en las que se realizan tareas de acompañamiento en los domicilios de ancianos que viven solos en la comunidad.

El programa contribuye a aumentar las creencias de autoeficacia para controlar los problemas de soledad que ocurran durante la vejez

La acogida de este salvavidas

Los resultados de este programa se deben dividir a nivel cuantitativo y cualitativo.

A nivel cualitativo se puede observar que aumenta significativamente la autoeficacia para envejecer (AEE) a nivel global y en todas sus dimensiones (tiene cuatro dimensiones: AEE salud, AEE físico y funcional, AEE cognitivo y AEE socioemocional). Además, contribuye a aumentar las creencias de autoeficacia para controlar los problemas de soledad que ocurran durante la vejez.

A nivel cualitativo los participantes refieren haber disfrutado de la experiencia de acompañamiento recibida, nadie destaca ningún aspecto a mejorar del mismo:

- A nivel emocional y psicológico: mejora el ánimo, están más contentos, se sienten realizados, tienen más ilusión y motivación por recibir la visita de la persona voluntaria.

- A nivel social y relacional: destacan el valor de estar en relación y contacto con otras personas, sentirse escuchados y comprendidos. Otro aspecto muy destacado es el vínculo que se genera con la persona voluntaria, casi todos realizan comentarios como “ha sido como una nieta o un nieto para mí”, “ha sido como mi hija/o” o “ha sido como una amiga, como si nos conociésemos de toda la vida”. Además, casi todos indican que tras ese vínculo han quedado en mantener el contacto con la persona voluntaria.

- A nivel motivacional: se sienten más inclinados por participar socialmente y por mantener contacto con las personas de su entorno.

- A nivel cognitivo: destacan que han aprendido nuevos conocimientos y sobre todo han visto que existen personas con sus mismos problemas. Valoran mucho la información recibida a través de las actividades, considerando que todas son útiles.

El Programa Acompaña-Té tiene un impacto importante sobre las personas mayores que lo han recibido, aumentando la autoeficacia de estas personas para manejar su soledad en el futuro y su autoeficacia para envejecer, que es una variable psicológica relacionada con el envejecimiento activo y saludable. Así pues, reduce la soledad social de las personas acompañadas y promociona su envejecimiento activo y saludable. En el futuro se piensa continuar con esta línea de investigación con el fin de comprobar si el impacto del programa ayuda a prevenir la aparición de la soledad emocional en estas personas.

Clara y su voluntaria disfrutando de una tarde de acompañamiento / Blanca Lloria López

Clara a día de hoy vive y disfruta mucho más de la vida que hace un año. Se ha apuntado a clases de informática, va al gimnasio e incluso quiere comprarse un ordenador para ir aprendiendo por su cuenta cosas nuevas de, como ella dice, “esas ondas raras llamadas internete”. Su voluntaria y el programa Acompaña-TÉ han hecho que vea un poco de luz al final del túnel, y sorprendentemente no era el fin, sino vida. Así sigue viviendo activamente y con muchas ganas de no quedarse encerrada en casa. Un impulso que no hubiera sido posible sin la presencia de este proyecto.

Like what you read? Give Blanca Lloria López a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.