Yo me pregunto cuándo va a ser mañana

Apurate, no vaya a ser cosa que te quedes afuera, que te quedes atrás y te tape esta ola. Decimos que avanzan pero cada vez es más difícil no frenar. Alguna utópica dirá ‘ahora más que nunca’ pero se agotan las palabras para buscarle una vuelta de tuerca más a esta realidad que apesta. Y difícil también no caer en redundancias cuando la más obvia de las obviedades está ahí y no la entienden, tan palpable que nos roza, tan cerquita de alcanzarla y… ¡Plaf!; otra vez la noticia balea pecho: manosean pechos y otra piba muerta, atornillada a la muerte con balas de plomo o balas de plata, de plata sucia que compra jueces y esconde denuncias. Mañana será otro día, con alguien que falta y un dolor que ya no duele, con la misma perversión metiendo la mugre bajo la alfombra, convenciéndonos de que si sale el sol entonces será un día hermoso. Lo que no saben es que para algunas personas ya no existe calor que caliente ni perversión que pervierta, temerarios que teman ni ¡qué mierda, esto es una jungla!. Pero que se sepa bien sabido: mañana será otro día, mañana me volveré a olvidar, mañana volverán a avanzar. Yo las voy a ver avanzar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.