“Que me disculpen los viejos amores por considerarte a ti el primero”.

Voy a serte totalmente sincero, antes de ti existieron otros amores, que sin duda creí eran verdaderos, también tuve uno inolvidable que algunas noches a veces resurge en forma de pesadilla o escrito, porque jamás olvidamos, solo esperamos a que la herida cierre, pero como una cicatriz esta se queda para aprender y recordarnos, qué no debemos volver a hacer, o en donde no caer de nuevo.

Pero contigo, contigo no se puede empezar de cero, contigo no existe un nuevo comienzo, eres tan diferente a todos, tan imperfecta, tan llena de inseguridades, tan falta de muchas cosas, sin embargo encajas como pieza de rompecabezas a mi vida, eres ese pequeño engrane que mantiene todo a salvo y funcionando, contigo no es necesario mostrar el amor, se siente sólo con verte, con leerte, entonces es justo ahora que me replanteo todo aquello que me ha hecho tropezar, todas las heridas, las cicatrices, todo lo que me inclinado a tomar el camino que me condujo hasta ti y sí, mi amor, sí que ha valido la pena pagar todo aquello por el simple hecho de tu mirada posada en mi.

Por que el amor no nace con mirarse, porque no se crea de la nada como estamos acostumbrados a creer, el amor se construye, en base a esfuerzos y ganas de ambos lados por mantenerse junto a la otra persona.

Que me disculpe mi pasado, que me perdonen mis heridas y que las cicatrices olviden todo mi pasado, pido una disculpa a todos estos viejos amores por que a ti te considero el primero, el único, el inagotable, el final.

By Camilo Blek.

Like what you read? Give Blek. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.