La primera foto que tomé con una cámara digital. Circa año nuevo 2000

Re:holamundo

你好-saluton-hallo-hello

Estoy de regreso aunque en realidad nunca me fui. Siempre he estado y voy a estar. Pero…

Hace un par de años, me propuse compartir semanalmente una publicación de mi propia pluma, en la que platicara sobre tecnología, negocios o los dos así como yo lo entiendo y algunas veces tratando de hacerlo en formato de historia o cuento. Han pasado casi 2 años desde mi bloqueo cerebral. No sé que me pasó, pero me sentaba y no salía nada. O lo que salía no me gustaba ni poquito. Me enfadaba y lo dejaba para después. Después nunca llegó.

Las cosas han cambiado y quiero replantearme esto de escribir. Es algo que siempre me ha gustado y a lo que me gustaría de viejesillo─cabeza de algodón como nuestro querido Presidente─hacer y retirarme. Pero si no practico, si no me expongo a la críticia y aprendo, jamás lo voy a lograr. Verlo como un trabajo en proceso. Así, como salga. Y así como salga espero que a algunos les guste y los otros me lo digan.

Y se preguntaran (y si no, de todos modos les voy a contar, así que agárrense) ¿sobre qué voy a escribir?. Tres cosas:

  1. Tecnología. Estoy expuesto a mucho contenido sobre computadoras, teléfonos celulares, Inteligencia Artificial, Blockchain, etcétera; pero una ventaja de mi perfil es que no soy técnico, así que normalmente tengo las mismas dudas que la mayoría de la gente─los humanos─como les gusta decirnos a los ingenieros y quiero deslactosarla para que sea digerible.
  2. Innovación. En los últimos años de mi carrera, me he dedicado a algo relacionado con ella. Ya sea trabajando en una startup, organizando hackathones o participando/organizando eventos de comunidades de tecnología e innovación en Latinoamérica, me he empapado sobre el tema y me quiero abrir una conversación al respecto.
  3. Buenas prácticas. Mi vida profesional me ha llevado a trabjar en muy distintos campos, en muy distintas empresas, de tamaños diametralmente opuestos, desde ser el único empleado con el único jefe, hasta las trasnacionales de más de 10,000 almas compañeras distribuidas por todo el mundo. Y en ese proceso me he tenido que adaptar. Aprender y desaprender y estoy seguro que algo les podré compartir.

Me despido, porque me propuse a aventarme esta re-introducción sin parar y sin ediciones, pero ya tengo que llevar a la pequeña Chini a su kinder.

¡’amonos!

Yours,

Oscar.