¿Quién “ganó” las elecciones del 20D en España?

El 20 de diciembre se celebraron unas elecciones nacionales en España. Como suele ocurrir cuando hay elecciones, salen los partidos a celebrar que “ganaron”, pero, ¿se “ganan” unas elecciones?

“El único ganador o perdedor en la política es el pueblo” — F. Thomas Ferdinandson.

Si miramos a un país como una gran empresa, podríamos decir que el pueblo somos los accionistas, y como accionistas, hemos decidido que para asegurar que la empresa siga operando de acuerdo a nuestros intereses, vamos a cambiar las posiciones de liderato de la misma, cada cuatro años. Básicamente, hacemos una revisión, y decidimos si cambiamos o seguimos igual.

Las elecciones son una contratación

Como en cualquier contratación, las elecciones siguen un patrón particular de recibir currículums, entrevistas, y selección del candidato final. Los currículums son las plataformas, las entrevistas los debates y discursos, y la votación la selección. Sin embargo, hay una gran diferencia entre una empresa y unas elecciones, y es que en una empresa se reducen los candidatos hasta llegar al escogido, mientras que en las elecciones españolas no.

Pero pregunto, ¿por qué no? Pero antes…

Solemos hablar de cantidad de escaños en vez de cantidad de votos, pero creo que esto es un error, principalmente porque el cálculo de escaños en España no tiene que ver con representación ni con cantidad de votos ya que utiliza la distribución matemática del sistema D’Hondt, donde los votos de unos valen menos que los de otros. Es un sistema súper injusto, anti-democrático, y de gran desigualdad. Es inverosímil pensar que seguimos con este sistema en el siglo XXI.

Esta imagen de la Cuatro lo dice todo. A la izquierda, los partidos de derecha reciben 163 escaños y a la derecha, los partidos de izquierdas reciben 161 aunque tengan casi 1 millón de votos más.

Hablemos entonces de votos y representación. El Partido Popular (PP) recibió la mayor cantidad de votos, razón por la cual han dicho que “ganaron” y deben gobernar. Este sentimiento ha sido secundado por el líder del partido Ciudadanos, y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha dicho que al ganar, le toca a ellos intentar formar gobierno. Pero, ¿han ganado?

¿Ganamos una plaza de trabajo o nos escogen porque rellenamos unas cualidades necesarias para la misma?

El PP recibió unos 7,21 millones de votos. Quitando que votaron solo 25 millones de las aproximadamente 35 millones de personas que podían votar y que la población total de España es de poco más de 46 millones de personas, esos siete millones de votos representan el 28,72% de los votos contabilizados. ¿Tú “ganas” con 28,72%? ¿Tienes un mandato? Va a ser que no.

Lo único que queda claro es que el 71,28% de los españoles NO quiere contratar a Rajoy para Presidente ni al PP para las posiciones de liderato en la empresa. Pero, ¿quién quiere el pueblo entonces para la plaza? ¿al PSOE?

El PP y el PSOE han sido las fuerzas tradicionales políticas desde que existen elecciones en la España moderna, pero hablar del PSOE como segunda fuerza, es ignorar el hecho de que representan 5,53 millones de votos (22,01%) versus los 5,18 millones de Podemos (20,66%). La diferencia no es muy grande, contrario a la asignación de escaños de la Ley D’Hondt que da 90 al PSOE versus los 69 de Podemos. Ciudadanos sin embargo se lleva unos 3 millones y medio de votos (13,93%), una cantidad que sigue siendo sustancial aunque no se acerque tanto a los demás. Ningún otro partido llega a tener estos porcientos.

Nuevamente obviando la asignación de escaños, que reitero, en mi opinión, debería ser proporcional, dando igual valor al voto de cada persona, podríamos decir que los españoles que deciden la dirección de esta empresa, han decidido que uno de estos cuatro debería gobernar. Pero, nuevamente, ¿por qué no hay una segunda ronda, y por qué no podemos participar en ella? ¿Por qué hay tanta gente y partidos como Ciudadanos tan dispuestos a entregarle la plaza a una persona y a un partido que 71,28% de los españoles NO quiere?

Lo único que queda claro es que el 71,28% de los españoles NO quiere contratar a Rajoy para Presidente ni al PP para las posiciones de liderato en la empresa.

En el proceso de contratación han quedado cuatro candidatos principales para la plaza. Hay que escoger uno que lleve la gobernación de la empresa. ¿No sería lógico una segunda ronda de entrevistas como en cualquier empresa? Y tras esa segunda ronda, ¿no deberíamos entonces poder decidir quién queremos que lidere la empresa?

Así sería un proceso verdaderamente democrático y justo, ya que el pueblo, accionistas del gobierno, seríamos los que deciden en todo momento… seríamos los verdaderos ganadores.

En fin, solo pienso en “voz” alta, igual me equivoco…

_______

Si te gustó este artículo, no olvides de recomendarlo y compartirlo. Gracias. ☺