Perdidas semanales

Esta semana perdí mi estuche con todas mis plumas fuente, menos la que ya no sirve. Ignoro si extravíe la tortilla azul, el estuche en forma de tortilla azul, en la central, en el hotel o si huyó de mi mochila mal cerrada buscando volverse una tortilla de verdad. Quizá era algo que ya se venía anunciando desde hace unos meses, cuando, aún en la Torre, la dejé extraviada varias veces en los lugares de mis compañeros. Descuidado ya me estaba tornando.

Sin embargo, la cosa no empieza por ahí. En realidad podría decir que la mala racha de los últimos días la trajo consigo este dolor que decidió acampar en mi espalda, invitado por mis trayectos de veinte kilómetros en bicicleta con la mochila a reventar (y, seguramente, mal cerrada). Recuerdo que fue el miércoles pasado, porque en mi cuaderno intenté, aún cuando mis plumas no sufrían una desaparición el fin de semana, hacer un monólogo sobre un dolor que se mudaba al cuerpo de un incauto, y que planeaba colonizar su cuerpo con toda su familia. Dispensen, el sufrimiento era mucho. A partir de eso, entre el dolor, el sueño y el calor, empecé a extraviar cosas, como el paño naranja con el que limpio mis lentes, o mi buena salud al aspirar tierra por casi doce horas consecutivas. Algún dinero perdí, creyendo que comía unas flautas maravillosas por veinte pesos cada una, o en el transporte público, esperando que no tardara demasiado. El martes, para despertar en miércoles, también perdí el sueño, pues desperté a media madrugada con la garganta cerrada y sin poder respirar. Después, también perdí tiempo, pues después me dediqué a visitar farmacias en búsqueda de paliativos para mi garganta inflamada, mi dolor de espalda y mis alergias estacionales. La juventud, parece, también la perdí cuando decidí que debía visitar al médico, porque no era posible que a mis veintiocho años ya tuviera que caminar encorvado como un anciano de ochenta y dos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.